El ahorro de energía

En tiempos de crisis energéticas no nos viene nada mal, ni al planeta, ni a los consumidores, ni al bolsillo; realizar una serie de actos enfocados al ahorro energético.

La energía es un recurso que utilizamos diariamente, tanto en los hogares como en las empresas; sin embargo, no todos nos detenemos a pensar acerca de la mejor forma de administrarla.

El ahorro  de energía es una práctica empleada durante el consumo, y que tiene como objetivo disminuir el uso de la misma, pero con el mismo resultado final optimizando recursos. Esta práctica conlleva un aumento del capital financiero, ambiental y seguridad nacional, seguridad personal y confort humano.

El ahorro de la energía en las empresas

La reducción de costos es un factor de gran interés para las empresas y el desperdicio de energía puede significar uno de los mayores costos. Una inadecuada administración de la energía puede ser el motivo de que una empresa no pueda competir adecuadamente en costos con otras empresas del mercado, al pagar elevadas facturas de energía eléctrica y combustibles.

Las principales formas de evitar el desperdicio de energía son crear hábitos de ahorro y la introducción de diferente materiales que sean más eficientes en el uso de la misma como lo son: apagar focos en lugares donde no se necesitan, revisar que no existan fugas en instalaciones eléctricas o de gas, sustituir focos con lámparas fluorescentes o leds, mantener la eficiencia de sistemas de aire acondicionado, utilizar controles de velocidad de motores, utilizar aislamientos térmicos., etc.

El ahorro de energía en el hogar

Las facturas o cuentas  de luz y de gas, son un gasto familiar que puede ser disminuido ahorrando energía eléctrica y administrando adecuadamente el uso de gas. Es importante tomar conciencia de la importancia de ahorrar energía, ya que no solamente significa un costo familiar, sino que también significa mayor contaminación. Al igual que en las empresas, es importante mantener en el hogar hábitos de ahorro, como lo son: cargar la lavadora al máximo, tratar de planchar la mayor cantidad de ropa posible cada vez, no desperdiciar agua y principalmente agua caliente, desconectar aparatos de audio y video cuando nadie los utilice, el uso adecuado de calentadores  y estufas de gas o eléctricas. También es importante invertir en productos que sean eficientes y que nos den mayor seguridad como es el cambio de focos comunes por lámparas fluorescentes o leds, el tener un refrigerador adecuado a las necesidades del hogar, en vez de utilizar uno que siempre este vacío, utilizar calentadores y estufas de gas eficientes.

El ahorro de energía es cuestión de hábitos e inversiones adecuadas. Debemos tomar en consideración que no sólo se verá reflejado en el pago de facturas de luz y gas si no en el cuidado del ya tan deteriorado medio ambiente.

El ahorro no sólo implica ahorrar energía, también se puede ahorrar papel, utilizando hojas de reciclaje, sembrar árboles que regulen la temperatura del hogar hasta 5.6º C, utilizar lo menos posible vajillas desechables, reciclar, basura, caminar, usar bicicleta, comer productos de la región, comprar productos concentrados en empaques reducidos.

Dada la importancia que en los últimos años tiene para todos el cuidado del medio ambiente, el ahorro de energía, así como el uso de energías alternativas la Universidad Tecnológica del Valle del Mezquital (UTVM) ha incorporado a su plan de estudios la carrera de Técnico Superior Universitario (TSU), en Energías Renovables, en la que sus egresados pueden formular y evaluar proyectos referentes a esta área, así como desarrollar investigación y tecnología en la materia, además de participar en la construcción, puesta en marcha, operación y mantenimiento, en procesos del sector industrial y energético.

El estudio de las Energías Renovables contribuye al desarrollo sustentable y sostenible de las regiones  a través del impulso e introducción de innovaciones productivas; una adecuada formación de recursos humanos en el mercado de trabajo local, promoción y apoyo a la incorporación de primicias sustantivas para mejorar la sustentabilidad de los procesos productivos y de consumo de recursos materiales y energía, así como la instrumentación de políticas públicas encaminadas a impulsar la producción de biocombustible, ahorro y uso de energías alternativas como la solar, geotérmica, eólica, mini-hidráulica y maremotriz, energías provenientes de fuentes naturales que son una alternativa para atenuar los efectos del cambio climático, y la posibilidad de ahorro para todos.

lrivera@utvm.edu.mx