La agricultura orgánica

Actualmente los  productos orgánicos son cada vez más demandados tanto a nivel nacional como internacional, por diversos sectores de la población, la agricultura orgánica es un sistema de producción que busca utilizar al máximo los recursos naturales, dándole énfasis a la fertilidad del suelo, la actividad biológica y al mismo tiempo busca minimizar el uso de los recursos no renovables y no utilizar fertilizantes y plaguicidas de síntesis química para proteger el medio ambiente y la salud humana; que además garantiza la inocuidad de la producción y la conservación de los recursos naturales asociados, evitando causar daños ambientales, se lleva a cabo mediante un sistema de trazabilidad del proceso de producción. Los objetivos de un sistema de producción orgánica son:

1.- Mantener un sistema de producción ambientalmente sano, justo entre la sociedad y económicamente viable.

2.-  Llevar un registro y control adecuado de la producción, por medio del cual se optimice la utilización de recursos.

3.-  Garantizar que se mantiene la integridad orgánica del producto.

La agricultura orgánica tiene sus inicios en Europa en la década de los cincuentas y en México inicio en 1963 con la producción de café orgánico en la Costa de Chiapas, pero hasta 1982 es cuando se da una fuerte promoción de este sistema al ser adoptado por miles de pequeños productores de café del estado de Oaxaca, quienes a partir de entonces lo han difundido con más agricultores de todo el país y para diferentes productos.

México exporta productos orgánicos a varios países de la Unión Europea y a los EE.UU. desde 1980. En un inicio las cantidades eran muy bajas, pero con el tiempo han aumentado significativamente, sobre todo a partir de 1986, cuando varias cooperativas campesinas empezaron a exportar café orgánico hacia esos países. La agricultura orgánica ha tenido un crecimiento significativo en los últimos diez años.

Actualmente los programas de apoyo para la producción orgánica en México han aumentado tanto en número como en cantidad, estas medidas han impulsado el aumento en la reconversión de la superficie destinada a la producción orgánica y también la diversificación de productos agrícolas y ganaderos, así como la elaboración de productos procesados orgánicos como el jarabe de aguamiel  y la salsa a base de xoconostle y entre los más destacados.

La Universidad Tecnológica del Valle del Mezquital, realiza proyectos con empresas ubicadas en el área de influencia para que se puedan certificar como orgánicos a algunos de los productos que producen y sean más competitivas como la del maguey (agave salmiana) que históricamente ha sido un recurso natural utilizado por los habitantes de las zonas áridas y semiáridas del país, en los últimos años el desinterés por  cultivar esta planta ha decaído debido al pobre aprovechamiento de la planta. Una alternativa para que los productores de esta planta elaboren productos de alto valor agregado y con una alta demanda en el mercado, es la llamada agricultura orgánica, no es una nueva técnica agrícola, ni es algo restrictivo, es una alternativa que tiene una base científica y avanzada y permite la solución de graves problemas ambientales, ocasionados por un manejo inadecuado del los recursos naturales y el uso excesivo de agroquímicos y otros productos tóxicos.

Programa educativo de Procesos Alimentaros

lrivera@utvm.edu.mx