Simuladores de Negocios

Un simulador puede ser un modelo físico o virtual, mediante el cual se puede representar una situación semejante a la real. Existen simuladores industriales, químicos, de vuelo, de operación de maquinaria o equipo, aun que existe una gran variedad de simuladores en el área del esparcimiento, como de conducción de automóviles, camiones, naves espaciales, entre otros (comúnmente llamados video juegos), en el área productiva es donde adquieren su aplicación más valiosa.

Los simuladores industriales permiten capacitar al personal en la operación de maquinaría y equipo de difícil manejo, disminuyendo con esto el riesgo de accidentes, también se simulan procesos productivos o químicos, que pusieran representar mucho riesgo como en el caso de un reactor nuclear o una petroquímica; también permiten evitar a las empresas grandes gastos que involucraría el llevarlos a cabo en la realidad.

Los simuladores de negocio permiten al usuario experimentar en la toma de decisiones de las diferentes actividades de una empresa: producción, finanzas, mercadotecnia, logística de distribución, manejo de marca , etc., sin poner en riesgo mercancía, procesos y el capital de la empresa, lo que pudiera significar en el caso de una mala decisión inclusive la quiebra de la misma.

Algunos de los simuladores, son modelos físicos que permiten una interacción directa de los usuarios, entre sí y con los elementos del modelo, un ejemplo de este tipo, es el Simulador de Negocios de Fundación–e.

El simulador de Fundación-e, está desarrollado en base a la metodología de aprendizaje por experiencia. La metodología de aprendizaje por experiencia lleva a la vida real las experiencias y oportunidades dentro del aula y crea aprendizaje relevante de manera tal, que los estudiantes lo aplican inmediatamente.

El simulador de negocios, ofrece: Un ambiente seguro para experimentar la operación de un negocio: una recreación real del mundo de negocios, oportunidades para cometer errores y aprender con un bajo nivel de riesgo gracias a la simulación de cómo operar un negoció, el sentimiento de apoyo al trabajar en grupos, la confianza que se genera al tener experiencias simuladas, entendimiento de los principios de negocios y las claves para el éxito, una actividad de aprendizaje dinámica y divertida.

Un simulador de este tipo permite, el desarrollo de habilidades a través de la experiencia y la toma de decisiones, similares a las de un negocio real. En la Universidad Tecnológica del Valle del Mezquital, se utiliza el simulador de negocios de Fundación-e como parte del "Programa de Emprendedores Universitarios", lo que ha permitido promover una cultura emprendedora en los estudiantes.

Los participantes en el simulador ponen en práctica los conocimientos adquiridos durante su formación, interactúan con otros participantes con diferentes perfiles, la dinámica del simulador obliga a una constante adaptación y a la toma de decisiones en relación a necesidades del mercado, promociones, producción, distribución, precio, plan de operaciones, manejo de costos, análisis del punto de equilibrio, utilidades, financiamiento, indicadores de competencia, estructuración y presentación del Plan de Negocios.

Existen también simuladores de negocios virtuales o digitales, los cuales están fundamentados en modelos matemáticos que representan comportamientos similares a los del mundo real, como pueden ser fenómenos económicos (inflación, fluctuaciones de divisas entre otros) variaciones en la demanda de los mercados, incrementos de meterías primas, variaciones económicas debido a fenómenos naturales, sociales o inclusive políticos.

Los modelos matemáticos son traducidos a diferentes leguajes de programación para ser interpretados por las computadoras y se ofrecen al usuario a través de interfaces amigables de esta forma pueden tomarse decisiones en operaciones financieras de producción, logística, entre otras sin poner en riesgo el capital empresarial.

Algunos de estos simuladores de negocios virtuales son desarrollados por la empresa Michelse Consulting en su Laboratorio de Simuladores de Administración y Gerencia (LabSAG) y que son utilizados por los alumnos del programa educativo de Administración y Evaluación de Proyectos para fortalecer su formación.

La utilización de estos simuladores permite a los usuarios a fortalecer sus habilidades gerenciales a través de la toma de decisiones, enfrentándolos a problemas comunes que tienen los ejecutivos a asumir funciones de gerente en una empresa. A través del simulador se conoce los antecedentes y la historia y la historia de la empresa en el último año y presenta la opción de continuar con la forma de trabajo histórico o cambiar la dirección de la empresa a través de estrategias desarrolladas por los participantes, una vez tomada la decisión.

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DEL VALLE DEL MEZQUITAL