Refrigeración solar, un paso hacia el desarrollo tecnológico en el estado

En la actualidad el boom que han desencadenado las energías renovables se debe a la necesidad que nos genera conseguir la tan esperada independencia de los hidrocarburos, aprovechando los diferentes tipos de energía virtualmente inagotables y limpias, es decir, respetuosas con el medio ambiente.  Lo anterior ha generado la necesidad de realizar investigación y producir nuevas tecnologías que  permitan el desarrollo humano sustentable; uno de los ejes rectores de los gobiernos en países desarrollados y emergentes como el nuestro, en el que se considera de vital importancia la sustentabilidad energética.

Entre los usos más comunes de las energías renovables se encuentra el calentamiento de agua mediante calentadores solares, producción de energía eléctrica, calefacción, refrigeración, producción de bio-combustibles, etc. Un punto importante a considerar es que los sistemas de aire acondicionado, calefacción y refrigeración en la actualidad utilizan el 15% de la energía eléctrica producida a nivel mundial y a pesar de que en los últimos años los refrigerantes a base de clorofluorocarbonos han sido sustituidos por  otros mas amigables con el ambiente, los equipos siguen operando con energía eléctrica producida con combustibles fósiles, abriendo con ello un campo de oportunidad hacia el desarrollo tecnológico en esta área.

Dado lo anterior la refrigeración adquiere un papel muy importante en la planeación energética mundial como un pilar en el desarrollo de nueva tecnología que ayude a producir frío o calor mediante fuentes de energía no convencionales. Es en este ámbito donde ahora con la carrera de Ingeniería en Energías Renovables de la Universidad Tecnológica del Valle del Mezquital, se pretende realizar investigación que nos permita crear proyectos altamente viables en esta materia, analizando cuál sería la opción que nos provea mayor eficiencia para la consecución de nuestro objetivo.

Nuestro Estado nos dota de provechosas fuentes de energías renovables, como la solar, eólica, geotérmica y biogás (como el que se puede producir derivado de la descomposición de la materia orgánica y  desechos de animales de la zona) por lo que nuestro objetivo es en primera instancia definir cuál será el tipo de energía que utilizaremos para este fin y posteriormente el desarrollo de mecanismos o instrumentos que nos lleven a generar el frío o calefacción necesario para aplicarlo en proyectos innovadores, de bajo costo y viables que podamos utilizar para los espacios que así lo requieran principalmente en las épocas de primavera y verano, en primer lugar  a nivel local, y posteriormente a nivel nacional e internacional.

Es necesario que como miembros de la comunidad sepan que en Instituciones como la nuestra, tenemos el compromiso de buscar siempre el bienestar de la sociedad y esto nos motiva a aportar ideas y desarrollar tecnologías que nos permitan vivir en un mundo más ordenado y que al paso de unos años podamos aprovechar al máximo Usted y yo, las bondades que la naturaleza nos otorga y preservar el medio ambiente que en los últimos años ha sufrido cambios que han alterado gravemente su ciclo natural. 

Por lo anterior  a Usted lector, le invito a que hagamos un esfuerzo para impulsar desde nuestro hogar el uso de las tecnologías sustentables, puesto que aún estamos lejos de descargar un porcentaje considerable de la energía que proviene de los hidrocarburos, pues sigue siendo muy alto, pero con la difusión podremos lograr avances importantes y las próximas generaciones se lo agradecerán.

M.I. Mario Alberto Barrera Chavarría
lrivera@utvm.edu.mx