Parroquia de San Juan Bautista, Tezontepec

El municipio de Tezontepec de Aldama esta ubicado al suroeste del Valle del Mezquital y es poseedor de bienes materiales e inmateriales que han forjado su identidad cultural, un ejemplo importante de este patrimonio lo es el templo parroquial que se localiza en la cabecera del municipio consagrado desde su fundación al patronato de San Juan Bautista.

El recinto sacro representa un importantísimo legado histórico  para la población, ha sido por siglos el escenario de sus ceremonias, rituales y tradiciones como lo son los días santos de la Semana Mayor, la fiesta de la Candelaria y en su tiempo la de San Juan, es el lugar que resguarda antiguas esculturas religiosas novohispanas en cuya presencia la gente manifiesta sus actos de fe popular, además de que poseen un valor histórico y artístico pues muchas de ellas cuentan con más de dos siglos de antigüedad.

El siglo XVI marcó sin lugar a dudas un momento de cambios radicales para los territorios que actualmente conforman al Valle del Mezquital, en la segunda mitad de este siglo se crearon los principales conventos, templos y capillas fundados por las órdenes religiosas venidas de España responsables de la difusión del cristianismo una vez consumada la conquista (Guerrero, 2012).

La región sur del Valle del Mezquital donde se localiza Tezontepec de Aldama fue evangelizada por misiones de los Frailes Menores de San Francisco conocidos sencillamente como “franciscanos” (Guerrero, 2012, p. 68), Tezontepec era un pueblo de indígenas otomíes nombrado en su lengua como  “Tathobo” (Acuña, 1985, p. 30) o “Teantexch” (Vetancourt, p. 64, 1697, citado por Fernández (recopilador) 1942).

De acuerdo al investigador Charles Wright Carr (2005), Fray Alonso de Rangel fue el primer misionero que pudo comunicarse con los nativos otomíes en su lengua además de que los convirtió al Cristianismo, el inicio de su labor la ubica en el año de 1531 concluida con su muerte hacia 1546 o 1547. En un informe presentado por Juan de Cabrera identificado como el primer sacerdote secular de Mixquiahuala hacia 1569 (Wright, 2005 p. 34) nos menciona los antecedentes de la difusión de la religión católica en la región sur del Mezquital.

Destacable es el hecho de que algunos detalles ornamentales sobretodo en la fachada  del templo de Tezontepec por consideraciones estilísticas nos permite establecer el origen al menos de sus primeras etapas constructivas a mediados del siglo XVI. De manera general la ornamentación de las jambas, impostas y arquivolta del vano de la puerta principal, así como los restos del alfiz que alguna vez tuvo  debajo de la ventana del coro se clasifican dentro del arte plateresco propio de esa época como lo recalca en la descripción que hace del templo en 1930 Darío López Velarde para el Catálogo de Construcciones Religiosas del Estado de Hidalgo que recopilara Fernández y se publicara en 1942.

Los elementos que decoran la fachada consisten en figuras fitomorfas, grutescos y rosetones con terminado en almohadillado con punta de diamante en relieve sobre cantera rosa, el resto de la ornamentación del segundo cuerpo de la fachada hasta el remate es de tipo barroco lo cual nos sugiere que se remodeló durante el siglo XVII o XVIII (Fernández (recopilador), 1942, p. 326).

Dos escudos colocados al lado derecho e izquierdo de la entrada principal con las “Cinco Llagas de San Francisco de Asís” poseen ciertos rasgos icnográficos prehispánicos clasificados bajo el término de “arte indocristiano”, estos elementos nos confirman la presencia de los frailes menores franciscanos en Tezontepec.

Otras edificaciones religiosas contemporáneas al templo de Tezontepec nos permiten encontrar similitudes estilísticas reafirmando así la huella imborrable que ha dejado en la historia de la región sur del Valle del Mezquital la evangelización franciscana durante aquél lejano siglo XVI, ejemplo de ello son los templos de Mixquiahuala, Atengo, Tlahuelilpan, Tlamaco y Apaxco, este último en el Estado de México.

Como es el caso de otras edificaciones novohispanas, la parroquia de Tezontepec a lo largo de los siglos de su existencia ha tenido diversas modificaciones, remodelaciones y alteraciones de su estructura original, las cuales se han realizado de acuerdo a los gustos y necesidades de las épocas históricas desde luego teniendo como marco la ideología del pueblo y ante todo las decisiones de las autoridades religiosas encargadas del mismo. La parroquia de San Juan Bautista de Tezontepec de Aldama es un monumento histórico reflejo de cinco siglos de arte que el pueblo tezontepense consolidó acertada o desacertadamente para engrandecerlo.

Punto de referencia para hallar el corazón de la población, punto de encuentro de muchos de los habitantes donde por siglos han efectuado ceremonias, fiestas, rituales y devociones; el templo por lo tanto ha visto transcurrir la historia del pueblo de Tezontepec afrontando junto con éste los diferentes episodios de su momentos pasados, presentes y por supuesto futuros.

Lic. Darío Eduardo Ortiz Quijano

Profesor del Programa Educativo de Turismo y Desarrollo Turístico Sustentable

lrivera@utvm.edu.mx