Electricidad: Una historia del Valle del Mezquital

Cuando en el curso de los acontecimientos en la historia de la humanidad surgió la necesidad de contar con fuentes energéticas más eficientes que el vapor y la energía hidráulica, la revolución industrial en el siglo XIX explota la fuente de energía eléctrica que transformó al mundo entero, tanto a ciudadanos como hasta complejos industriales de grandes dimensiones. A pesar de que nuestras vidas dependen de la electricidad hasta un grado asombroso, la mayoría de nosotros sabemos muy poco o nada de cómo se originó y llego la electricidad hasta la puerta de la casa.

Desde sus inicios en que se construyeron pequeños generadores para abastecer apenas a una planta textil, hasta grandes complejos de generación y distribución de la energía eléctrica, la electricidad ha pasado por varias etapas.

Por tal razón es digno de recordar los hechos históricos que dieron origen al sistema eléctrico moderno, en nuestro planeta, en México y en especial en el Valle del Mezquital.

Uno de los hitos iníciales de la electricidad puede situarse hacia el año 600 a.c., cuando el filósofo griego Tales de Mileto observó que frotando una varilla de ámbar con una piel o con lana, se obtenían pequeñas cargas (efecto triboeléctrico) que atraían pequeños objetos, y frotando mucho tiempo podía causar la aparición de una chispa.

La electricidad evolucionó históricamente desde la simple percepción del fenómeno, a su tratamiento científico, que no se haría sistemático hasta el siglo XVIII, más fue a mediados del siglo XIX cuando apareció el primer generador eléctrico, que cambiaria el curso de la historia hasta un grado inimaginable.

Fue en el último tercio del siglo XIX cuando se empezó a utilizar en México, la fuente de energía eléctrica para los sectores textil y minero, principalmente. Para eso se utilizaron pequeñas plantas que se instalaron en los alrededores de las fábricas y de las minas, pero como la energía que se generaba rebasaba el consumo interno, se empezó a vender a los poblados cercanos.

En 1879 se puso en marcha en México la primera planta generadora de energía eléctrica en la fábrica de hilados y tejidos de León, Guanajuato, de 1887 a 1911 se registraron más de 100 empresas de luz y fuerza motriz, donde el capital mexicano tenía una presencia considerable.

A pocos años de la creación del estado de Hidalgo, durante el Porfirito, llegó el telégrafo el teléfono, el ferrocarril y se introdujeron innovaciones tecnológicas en la minería. Las empresas mineras inglesas en el estado de Hidalgo fueron las primeras en usar la energía eléctrica, cuyos beneficios se extendieron más tarde al servicio público.

En 1892 se estableció la compañía de luz y fuerza de Pachuca, abastecedora de energía para las minas de Real del Monte, mientras la energía eléctrica seguía penetrando hasta el fondo de las minas, La compañía de transmisión Eléctrica del Estado de Hidalgo S.A. crecía para 1904.

Esta compañía daba servicio a las compañías mineras Santa Gertrudis y Guadalupe, san Rafael y anexas, el Manzano y anexas, Compañía minera la Blanca, Co. del Real del Monte, también al ingeniero Landero, al Banco Nacional de México, al Banco de Hidalgo y a deudores diversos.

A principios del año de 1911 la Mexican Light Power había creado una enorme red de transmisión, absorbiendo a los lugares que tenían electrificación en el estado de Hidalgo. En el municipio de Huasca Hidalgo, se creó la minihidráulica de  San Miguel Regla en el año 1924 seguida por la instalación de otra en COACOYUNGA Hidalgo, así como en Tulancingo en el año de 1927 y en 1928, en la Cañada (Tetepango), sobre el afluente del Rio Tula se instalo una central Hidroeléctrica más.

La electricidad llego al Valle del Mezquital a manos de la ya extinta compañía de luz y fuerza del centro, la cual firmo un contrato con las autoridades de entonces,  He aquí un fragmento:

El contrato será pagado en oro nacional del tipo y ley fijados en la ley de veinticinco de marzo de 1905.

El Ayuntamiento conviene en no considerar responsable a La Compañía de Luz por la falta o tardanza en la suministración del servicio de alumbrado público, por causa de huelgas, guerra civil o extranjera, inundaciones, incendios, militares o civiles, revoluciones o motines, acción de los elementos, falta de agua, o debido a que la compañía Mexicana de Luz y Fuerza Motriz S. A. no suministrare a la compañía la energía que tiene con ella contratada, por cualquiera de los motivos antes mencionados, o por cualquier otra razón que fuere debida a causa de fuerza mayor, todo esto comprobado.

El ayuntamiento concede a la Compañía por todo el tiempo que dure en vigor el presente contrato, el derecho de instalar, previo permiso, sus postes, cables subterráneos, líneas y aparatos en las calles, avenidas, plazas, caminos, jardines y demás vías de comunicación en la población de Ixmiquilpan, Hidalgo, con objeto de abastecer de luz, fuerza y calefacción tanto al Ayuntamiento como a los particulares que puedan desear estos servicios.

José Eduardo Flores Ortega

Román Bravo Cadena

lrivera@utvm.edu.mx