Una solución al tope

El tope también conocido como reductor de velocidad es un obstáculo que regularmente tiene una forma que sobresale del pavimento, atravesando de lado a lado los caminos o carreteras, con el fin de que los conductores se vean obligados a frenar. Si los topes no existieran, habrían de suponerse, un aumento en colisiones y atropellamientos, los topes son un mal necesario que son colocados en la mayoría de las poblaciones. Según René Drucker Colín articulista del periódico la Jornada, "el número de topes es inversamente proporcional al nivel educativo de los ciudadanos. Es decir, para que se entienda, más topes, menos educación, y en este caso hablo de la educación vial, la cual es prácticamente inexistente en el país". Se entiende por educación vial como el conocimiento de las distintas normas de tránsito, una correcta educación vial suele ser la mejor prevención para evitar accidentes.

Las desventajas de los topes van ligadas con retraso de vehículos de emergencias, generación de tráfico, incremento de contaminación acústica, aceleración del desgaste de las suspensiones vehiculares, aumento del consumo de combustible, causales de accidentes y en últimos días con la contingencia ambiental en la Ciudad de México, nuevas estadísticas evidencian el daño ambiental y a la salud que provocan.

La doctora en ciencias ambientales Irma Rosas Pérez y el doctor Arón Jazcilevich Daimant; investigadores del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, participantes en un proyecto sobre los topes que consistió en pruebas de campo, colocando un aparato especial en el automóvil, para medir las emisiones de hidrocarburos, monóxido de carbono, bióxido de carbono, óxido de nitrógeno y otros elementos, concluyen que los vehículos al detenerse y volver a arrancar, gastan más gasolina (por cada tope un vehículo llega a consumir hasta 10 mililitros de gasolina) y además generan un gran número de emisiones de PM10, las cuales son partículas sólidas o líquidas suspendidas en la atmosfera cuyo diámetro es menor a 10µm. Los efectos sobre la salud, de dichas partículas, a corto y largo plazo se extienden por diferentes afecciones que van desde irritación de ojos y vías respiratorias, infecciones, congestión nasal, sinusitis, alergias, resfrío, tos, ronquera, faringitis, amigdalitis, laringitis, bronquitis, neumonía, asma, bronquiectasias, silicosis, asbestosis y hasta cáncer pulmonar, dolencias cardiovasculares y muertes prematuras entre otras[ ].

Arón Jazcilevich propone como alternativa implementar semáforos inteligentes manipulados y puentes peatonales, en los que sea posible usar bicicletas y además sean útiles para los discapacitados.

Como una propuesta de solución, en la universidad Politécnica de Tulancingo se crea un prototipo denominado Atenuador de Velocidad Automatizado en Vialidades (AVA), construido por estudiantes de la carrera de Ingeniería en Electrónica y Telecomunicaciones, bajo la idea de evolucionar hacia un mecanismo autónomo que induzca al conductor a respetar los límites de velocidad para sustituir los topes y además generar conciencia vial. Ganador del segundo lugar en la Exposición y concurso nacional de Vinculación para la Innovación y el Desarrollo realizado en la Guadalajara Jalisco en el año 2009, AVA al igual que el recién denominado "Smart Tope" funciona con sensores que miden la velocidad de los vehículos, posteriormente un tablón luminoso indica que el tope descenderá al nivel del suelo (si no se ha sobrepasado el límite de velocidad). Cuando una serie de señales luminosas estén activadas, el tope seguirá en su posición original, esto para forzar al conductor a reducir la velocidad del automotor.

El Atenuador de Velocidad Automatizado en Vialidades se encuentra en proceso de patente bajo el término de invención por ser de carácter novedoso.

CLEMENTINA RUEDA GERMÁN 
PROFESORA INVESTIGADORA DE TIEMPO COMPLETO
clementina.rueda@upt.edu.mx