Los paradigmas que rodean a las ingenierías

En la actualidad estudiar una ingeniería es una elección que cada vez más jóvenes toman debido al avance tecnológico que se vive en los últimos años. Los ingenieros son con mayor frecuencia solicitados por las empresas como recurso humano calificado para solucionar los problemas que hay en ellas.

Actualmente podemos ver tanto a hombres como a mujeres ingenieras colaborando en diferentes áreas dentro de las organizaciones, sin que exista una diferencia por el género. Sin embargo, en años atrás no era así. Anteriormente estudiar una Ingeniería en cualquiera de sus ramas era principalmente una opción profesional solo para hombres, esto debido a las creencias o tabús que existían entorno a la actividad ingenieril, como por ejemplo, la creencia clásica de que para ser ingeniero se necesitaba una fuerza física superior al promedio porque así lo exigían las actividades industriales.

Por tal motivo las mujeres quedaban relegadas a no poder estudiar una carrera profesional de este tipo. Algunas por desanimo de ver las exigencias del campo laboral y otras incluso porque la familia decidía que solo los varones tenían la capacidad para ser ingenieros.

Cuando se habla de ingeniería se tiene la idea de gente que realiza procesos matemáticos muy abstractos, investigaciones sobre temas muy complejos de últimas tecnologías o actividades de mucho esfuerzo físico. Todo esto en parte tiene algo de verdad. La palabra ingeniería proviene del latín ingenium que puede traducirse como “producir”. La definición de ingeniería dice que es el arte y técnica de aplicar los conocimientos científicos a la invención, diseño, perfeccionamiento y manejo de nuevos procedimientos en la industria y otros campos de aplicación científicos. Por lo tanto, si se toma en cuenta lo anterior es posible decir que la gente que hace ingeniería realmente se encarga de producir soluciones a través de la aplicación de la ciencia y el ingenio, lo cual no resulta tan trivial para cualquier persona.

Hoy día, con la diversidad de ramas tecnológicas que se relacionan a la ingeniería están abriendo las puertas para que no solo los hombres sino también las mujeres puedan desarrollarse como ingenieros e ingenieras. Sin embargo, aún existen algunos paradigmas que se deben superar aún en estos días, por ejemplo se puede tomar el caso de que una mujer sea la jefa, y la gente podría pensar que no es fácil poder llevar a cabo la supervisión correspondiente  o que los empleados le guarden el respeto correspondiente por el lugar jerárquico que ocupa en la organización, por lo cual la sociedad la percibía como un área básicamente masculina.

Estos paradigmas han ido disminuyendo con el paso del tiempo ya que cada vez más y más jóvenes se inscriben a alguna de las ramas de la Ingeniería que se ofertan en las instituciones de educación superior. Aunado a esto cada vez más se pueden ver mujeres estudiando una ingeniería, un claro ejemplo es la Universidad Politécnica de Tulancingo donde actualmente se ofertan 6 ingenierías que son: Ingeniería en Sistemas Computacionales; Ingeniería Robótica; Ingeniería en Electrónica y Telecomunicaciones; Ingeniería en Tecnologías de Manufactura; Ingeniería Industrial; Ingeniería Civil.

Con una matrícula total de 1,174 alumnos de los cuales 74% son hombres y 26% son mujeres. Esto indica que el paradigma de que las carreras de ingeniería son solo para hombres está cambiando, ya que cada vez ha ido aumentando la cantidad de mujeres que están interesadas en estudiar estas carreras. Todavía se está en espera de que este porcentaje aumente para romper completamente este paradigma, para lo cual la universidad se ha encargado de hacer que dentro de la difusión de la oferta educativa se mencione que las carreras de ingeniería están enfocadas tanto a hombres como a mujeres.

Cabe mencionar que la universidad se encuentra certificada por el Modelo de Equidad de Género, lo cual genera en los estudiantes la cultura de la equidad tanto en el aula como posteriormente en el ámbito laboral.

Además la UPT está trabajando con la industria para generar egresados que cumplan con las competencias necesarias para cubrir los perfiles ingenieriles que requieren.

Dr. Leoncio Marañón Priego,

Director de División de Ingenierías en la UPT