La Industria 4.0

Haciendo una revisión de la historia de los métodos de organización de la producción <industria>, podemos distinguir cuatro momentos que la han marcado:

1) En 1784, la generación de vapor marcó el inicio de la primera Revolución Industrial, los talleres se convirtieron en fábricas que se construían cerca de fuentes de agua y dependían de combustibles, surgieron los obreros industriales y los primeros estudios de ingeniería industrial.

2) Entre 1870 y 1900, el aprovechamiento de nuevos combustibles como el gas y el petróleo, así como la invención del motor eléctrico, sentaron las bases de la segunda revolución industrial, incrementando la productividad; además de diversificar las ubicaciones y giros industriales.

3) En 1968, la invención del primer Control Lógico Programable (PLC) y el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC's) dieron lugar a la automatización y control, desencadenando la llamada tercer revolución industrial, etapa en la que aún transitan la mayoría de los países.

4) A inicios de la segunda década del siglo XXI, el gobierno alemán presentó al mundo el concepto de Industria 4.0, llamada también la cuarta Revolución Industrial, como un proyecto estratégico para el uso de las tecnologías de punta.

La llamada cuarta Revolución Industrial es el puente hacia la digitalización de las fábricas y tiene como pilares al internet de las cosas, de los servicios; así como tecnologías de procesamiento de datos, sistemas ciber–físicos, industrias, productos inteligentes y la conectividad.

Entre los principales beneficios que se esperan de la Industria 4.0 se encuentran: la flexibilidad en la producción, productos personalizados, optimalizar la toma de decisiones y el aumento de la productividad y eficiencia en el uso de recursos. Estos beneficios traen como consecuencia el desarrollo tecnológico y una economía más dinámica.

El proceso de la Industria 4.0 implica un cambio de filosofía y estructura económica; así como las condiciones tecnológicas del país, requiere el compromiso de la sociedad, universidades y organizaciones para promover trabajos colaborativos y de innovación. Privilegiando el uso de nuevas herramientas, tecnologías, materiales y fuentes de energía.

En México, la Industria 4.0 es un proceso que ya comenzó por lo que empresas internacionales que operan en el país, han adaptado nuevas tecnologías en sus procesos de producción, para lo cual se esperan resultados como: ahorro en costos, uso de energías sostenibles, desarrollo de procesos, logística, edificios y fábricas inteligentes.

De manera particular la industria manufacturera tiene como prioridades el desarrollo de internet, automatización, robótica, el uso de tecnologías de impresión 3D y el análisis de datos, como factores detonantes en la evolución digital de la industria.

Aunque el reto que se plantea es complejo, las oportunidades de desarrollo de la industria manufacturera se verán reflejadas en:

a) Procesos más eficientes y flexibles, ya que la aplicación de tecnologías permitirán tener una mayor eficiencia en el uso de recursos como tiempo, energía y materia prima.

b) Productos innovadores, que respondan a las nuevas tendencias y a una oferta más competitiva.

c) Nuevos modelos de negocio.

La Universidad Politécnica de Tulancingo (UPT) dentro de su oferta educativa cuenta con las Ingenierías en Tecnologías de Manufactura, en Electrónica y Telecomunicaciones, Robótica, en Sistemas Computacionales, Industrial y Civil, así como las Licenciaturas en Negocios Internacionales y en Administración y Gestión de PyMES; todas ellas con un alto potencial de aportación al desarrollo de la Industria 4.0 en la región y en el país.

Lo anteriormente expuesto, propicia que los estudiantes de la UPT asesorados por profesores de la institución tengan una activa participación en proyectos de desarrollo tecnológico e innovación, fortaleciendo su preparación para la inserción en el sector productivo global.

MTRA. ALMA DELIA LÓPEZ HERNÁNDEZ
Coordinadora de la Ingeniería en Tecnologías de la Manufactura