Redes del conocimiento y el liderazgo cosmopolita para su creación

El modelo de redes sociales surge durante la segunda mitad del siglo XX y se desarrolla como una aplicación de la teoría moderna de la comunicación al tejido de interacciones que se configura alrededor de las personas. Una estructura de red, es un grupo de diversas organizaciones cuyas acciones están coordinadas por contratos y acuerdos en lugar de una jerarquía formal de autoridad; los miembros de una red trabajan de cerca para apoyar y complementarse unos a otros en sus actividades.

El éxito de la red resulta del interés de cada uno de los participantes de la red; el interés común de las acciones que ponen en riesgo su sector; las características y habilidades diferentes de intercambio de conocimientos, y las buenas relaciones o buena gestión entre sus miembros.

Las redes del conocimiento, tienen como objetivo el avance simétrico del conocimiento; de tal forma que ayudando a otro grupo a avanzar, el conocimiento del propio grupo avance también en relación con los objetivos que persigue; se configure una interacción profesional en red que promueva la construcción de conocimiento significativo para la organización y también es necesario aprendizaje, todo ello dentro de un proceso de innovación que se lleva a cabo de acuerdo con las condiciones y significados de la actividad específica de la organización en cuestión.

Los tipos de relaciones que surgen en una red pueden ser de carácter comercial, técnica, de gestión, y social; las relaciones de carácter comercial se realizan con instituciones financieras, proveedores, industria, clientes; las de carácter técnico pueden ser con asesores, técnicos, proveedores, instituciones de enseñanza y de investigación. Las de gestión con instituciones financieras, fundaciones, y la de carácter social son las que se dan con el compadre, familia conocidos y amigos.

Así, la existencia de liderazgo cosmopolita entre los actores es de vital importancia; los líderes cosmopolitas se encuentran cómodos operando por encima de las fronteras forjando vínculos entre las organizaciones, con aptitud visionaria inspirando la acción y delegando facultades en otros, para alentar a las personas de las diversas funciones, disciplinas y organizaciones a encontrar una causa común en los objetivos que mejoran toda la industria, la comunidad, el país o el mundo; manteniendo la visión, destreza y recursos para formar redes que se extiendan más allá de su base doméstica y aporten ventajas a su propio grupo asociándose con otros. Ser líder Cosmopolitan no significa simplemente ser ciudadanos mundiales que han viajado mucho, los líderes cosmopolitas son personas comprometidas con sus comunidades locales, dispuestos a escuchar las opiniones de los demás, aunque no estén de acuerdo con ellas, y con facilidad para asociarse.

Son receptivos a la información procedente de fuera de su marco corriente y les agradan las nuevas experiencias e ideas, van un paso por delante de los demás a lo que se refiere a imaginar nuevas posibilidades que rompen el molde. Tienen claro que los proyectos conjuntos con otras empresas, ayudan a integrar los instrumentos conjuntos. Crean nuevos modelos para sus industrias, cruzan con el pensamiento las fronteras y lideran a través de la facilidad para encontrar socios. Otra característica es que están extremadamente orientados al aprendizaje aprovechando al máximo las lecciones de las experiencias, respetan a sus socios. Los líderes cosmopolitas deben ser integradores que sean capaces de mirar más allá de las diferencias evidentes entre las organizaciones, sectores, disciplinas, funciones o culturas, tienen que ser diplomáticos para resolver conflictos entre las distintas maneras en que las organizaciones o comunidades actúan y que puedan influir en las personas para colaborar y encontrar causas en común.

En la economía mundial de la era de la información, las ideas y los acontecimientos están rehaciendo todas la instituciones sociales y económicas en donde las oportunidades empresariales no respetan los territorios; por lo tanto, corresponde a los líderes cosmopolitas alentar a otros a liberarse de prejuicios y aprovechar la fuerza del espíritu de asociación dentro de las organizaciones así como más allá de ellas.

Bajo esta misma perspectiva la formación de red es una estrategia en cooperación que consiste en un convenio entre varias empresas, con el fin de formar múltiples asociaciones que cooperarán para lograr objetivos compartidos, estando agrupadas en una zona geográfica, las buenas relaciones y las interacciones entre ellas, cuando comparten sus recursos y capacidades, aumenta la probabilidad de que la estrategia de cooperación en red tenga éxito. Las empresas que conformen la red obtienen información y conocimiento de muchas fuentes; produciendo con ello, más y mejores innovaciones.  Los aspectos que favorecen la formación de redes son: la disponibilidad de nuevos sistemas de telecomunicaciones y tecnología de información; la necesidad competitiva de una rápida respuesta a las necesidades del cliente, el medio ambiente cambiante y la demanda creciente de innovación para la creación de valor, y la necesidad de buscar recursos y capacidades de fuentes externas para desarrollar y dar valor a los clientes.

Todas estas características dan pauta a la generación de intercambio de conocimiento tácito y explicito entres los actores de la red.

Dra. Benedicta María Domínguez Valdez

Profesor investigador de la Universidad Politécnica de Tulancingo