UG: Tu conecte con la ciencia

Aplicación de la síntesis orgánica en el área de la salud

Hablar de química orgánica nos coloca en el contexto de un área medular de todo ser vivo. Ésta investiga la reactividad y conectividad de todo lo referente al carbono y su relación con átomos como hidrógeno, nitrógeno, oxígeno y azufre, por mencionar algunos. Un área importante es la síntesis orgánica que se encarga de construir de forma planificada y ordenada estructuras base de carbono y otros elementos.

La meta es obtener compuestos que se puedan aplicar en otros campos de la ciencia (farmacia, biología, cosmetología, petroquímica, agricultura, etc.) o bien mejorar algún producto o proceso industrial, cuidando aspectos como la optimización de recursos, selectividad del resultado, eficiencia del producto y protección del medio ambiente, siendo estos el reto de esta área.

En nuestro Laboratorio de Síntesis Orgánica se realizan estudios básicos hacia el desarrollo de metodologías para construir compuestos y evaluarlos en otras áreas con la finalidad de innovar y desarrollar tecnología. En uno de los proyectos se aborda desde un enfoque epigenético la "búsqueda y desarrollo de nuevos fármacos contra el cáncer", enfermedad que, según las estadísticas del 2016 por parte del INEGI, constituye el 14% de mortalidad en adultos.

Esta propuesta es financiada por la Universidad de Guanajuato y se está abordando de forma multidisciplinaria con investigadores de las áreas de química computacional, biología molecular, farmacología y toxicología. La estrategia se planteó en varias etapas: a) Selección de un blanco terapéutico y el estudio de interacciones químicas entre ésta y el fármaco (docking molecular); b) Síntesis del fármaco diseñado; y c) Pruebas biológicas.

Hasta el momento, se tienen datos preliminares que apuntan a que los compuestos estudiados sobre líneas celulares de cáncer de mama y próstata son prometedores, ya que inhiben la función de enzimas conocidas como histonas desacetilasas, deteniendo la replicación del ADN y activando al gen p53, responsable de la supresión de tumores.

Por supuesto, queda aún mucha investigación por realizar, como observar el efecto que estas moléculas tienen sobre células sanas y su biodisponibilidad en el organismo. Asimismo, es vital señalar que sólo con la inter- y multidisciplinariedad de la ciencia se pueden cruzar los límites que permiten investigar sobre alternativas a tratamientos contra padecimientos como éste y otras afecciones degenerativas.

MIGUEL ÁNGEL VÁZQUEZ GUEVARA

eugreka@ugto.mx
www.ugto.mx/eugreka