Hagamos Empresa

La vida no vale nada en México

La seguridad es una actividad prioritaria del Estado, así como la de imprimir billetes y monedas; es una actividad en la que los ciudadanos no participamos.

Así como el gobierno cuenta con las Fuerzas Armadas para defender la soberanía nacional, así también tiene la obligación de tener fuerzas para garantizar la paz y la tranquilidad de sus ciudadanos.

En México, la vida no vale nada y lo demostramos en nuestra vida cotidiana.

En este sexenio que recién se inicia, la cifra escalofriante de criminalidad va en aumento.

En los primeros seis meses del gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto la cuenta llegó a 13,775 asesinatos vinculados al crimen organizado y al término del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa hubo 83,000. (Vacíos de Poder en México, Edgardo Buscaglia).

De seguir esta tendencia, al término del sexenio de este gobierno, ¿podemos esperar una cifra de 165,300? Se eriza la piel.

Estas cifras no incluyen muertes por accidentes y por simplemente, vivir en México.

Las negligencia de las autoridades responsables de mantener carreteras y calles, causan muertes que pasan desapercibidas por no ser sensacionalistas.

A lo anterior habría que agregar, entre otros, accidentes en carreteras por mal mantenimiento, asesinatos por robo en casas habitación y falta de atención o negligencias médicas en hospitales del gobierno.

Llama la atención, por ejemplo, que los trabajadores de vialidad en carreteras, exponen su cuerpo para desviar el tránsito con una pequeña bandera en la mano y un chaleco anaranjado como única protección contra autos, tráileres en carreteras.

En otros países, protegen la vida de estos trabajadores instalando semáforos temporales y vallas de concreto, de manera que el automovilista no tenga acceso directo a ellos. Aquí en México, se conforman con unos pequeños conos color naranja, exponiendo directamente al trabajador vial.

Otro ejemplo, son los trabajadores de la construcción que trabajan a grandes alturas sin la debida protección. ¿Cuántos accidentes hay por año?

Definitivamente, en México no hay respeto por la vida.

Las empresas tienen la obligación y responsabilidad de cuidar la vida de sus trabajadores, protegiéndolos con elementos adecuados protegiéndolos del ruido, polvo, calor y olores que puedan perjudicar la vista, pulmones y oídos, que a la larga puedan causarles una enfermedad letal.

Como consumidores también estamos desprotegidos. Cuando comemos en un restaurante, no tenemos la certeza de que está debidamente inspeccionado y que cumpla las normas de higiene y de seguridad en la conservación de los alimentos.

Y todo lo anterior, sin contar los feminicidios, en los que Jalisco está a la cabeza. Vivir en México es de alto riesgo y las mujeres, corremos más peligro.

En nuestro país estamos a merced de Dios, porque para los mexicanos, la vida no vale nada.

Vivir en un país donde se cuida al ciudadano de todos estos peligros, es uno de nuestros derechos que tenemos como seres humanos.

http://twitter.com/tiatrini

www.latiatrini.com.mx