Hagamos Empresa

El petróleo, ¿dogma de fe o negocio?

La revolución mexicana fue un suceso plagado de traiciones, malas interpretaciones y ausente de ideologías verdaderas.

Nuestros próceres se fueron traicionando y nunca llegaron a un acuerdo en bien de la Nación. Olvidaron el objetivo inicial, que era la sucesión democrática sin violencia.

Así estamos ahora. Todos contra todos. Las reformas que el país necesita con urgencia, como la energética están estancadas.

Lo único que hacen nuestros dirigentes es pelear entre ellos y confundir más al pueblo.

Por allí escuché esta frase, refiriéndose a las leyes: “Le enviamos al Congreso un caballo pura sangre y nos regresan un ornitorrinco”.

Pareciera que la publicidad repetitiva que vemos a diario por televisión, ha logrado convencer a los mexicanos que veamos el petróleo en forma emocional, como si fuera un dogma de fe.

Según esto, si en su explotación se utilizara el modelo noruego, colombiano o brasileño, se cometería una traición a la Patria.

Sin embargo, la realidad es que los noruegos, brasileños y otros, han optado por un modelo diferente al de México y han aprovechado al máximo esta riqueza natural.

Estos países y sus gobernantes no se han dejado influir por la publicidad del siglo pasado y están haciendo negocio con el petróleo.

Analicemos y veamos estas cifras:

México y Noruega comparten el sexto y séptimo lugar en el mundo de producción de petróleo.

Según The Economist, edición de agosto de 2013, Noruega con sólo 5 millones de habitantes tiene la compañía más eficiente para producir petróleo en el mundo.

Este país con 23,000 trabajadores de Statoil producen 80 barriles de petróleo por día por empleado.

Ecopetrol, de Colombia, con menos de 10,000 trabajadores, producen 70 barriles por día por empleado.

¡Y Pemex en cambio, necesita 151,000 trabajadores sindicalizados para producir sólo 21 barriles de petróleo por día por empleado!

¿Dónde estará el problema?

¿Será que estos países realmente hacen del petróleo un negocio y no un dogma de fe?

¿Quiénes pagan por las ineficiencias de Pemex?

Si fuera una empresa privada, ya habría desaparecido, porque ninguna empresa existe para perder año tras año.

México es uno de los países con más restricciones en el mundo en el manejo del petróleo y donde existe una de las gasolinas más caras del mundo, gracias al monopolio de Pemex, que desde 2004 su producción ha descendido rápidamente llegando actualmente a los niveles que tenía en 1996. 

¿Cómo van a invertir en tecnología e infraestructura si todo el dinero se lo gastan sus dirigentes sindicalizados como si fueran jeques?

Todo lo que rodea a Pemex es tan negro como el mismo petróleo.

¿Hasta cuándo vamos a seguir aceptando la caída anual en la producción de Pemex si tenemos reservas esperando en nuestro mar territorial? 

¿Si somos un país petrolero, por qué no somos ricos?

¿Cuándo vamos a abrir los ojos, razonar y no dejarnos influir por la propaganda partidista y manipulada?

¿Nos dejará el dogma de fe, atrevernos a reconocer que el petróleo es un negocio?

http://twitter.com/tiatrini

www.latiatrini.com.mx