Hagamos Empresa

Valor agregado contra el comercio informal

Nuestros antepasados aztecas exponían sus mercancías en los llamados tianguis, nombre que prevalece hasta la fecha.

En los tianguis ofertaban toda clase de artículos desde alimenticios hasta herramientas para la agricultura y armas para la guerra.

Hoy se llama a esta tradición, comercio informal, pero a diferencia de los aztecas, no pagan impuestos, evaden la legalidad y compiten con toda las ventajas, con los comerciantes legalmente establecidos, provocando un problema de dimensiones cada vez más grandes.

En un país en el que existen leyes, no es posible, permitir a algunos que la transgredan y obligar a otros que las cumplan. No es justo, ni saludable.

¿Qué alternativas existen para dar una batalla formal contra el comercio informal?

La calidad será el mejor argumento para convencer al cliente de que compre la mercancía en un lugar establecido.

El valor agregado que el comerciante ofrezca al cliente para que este decida dejar de comprar a los informales, tales como servicio al cliente, garantía amplia para los productos, comodidad al hacer sus compras, estacionamientos gratuitos, regalos y cortesías extras, promociones, rifas y sobre todo, seguridad.

Cuando compramos un aparato electrónico en estos sitios callejeros, no hay garantía de que al resultar defectuoso, le sea regresado su dinero al consumidor.

En un negocio establecido, hay garantía de que en caso de no servir, se regresa el dinero.

La gran desventaja del comercio informal, es que alrededor de estos tianguis, hay muchos robos de autos y asaltos a personas.

Uno compra codeándose entre delincuentes y malvivientes.

Yo dejé de asistir a estos tianguis, hace muchos años, en que fui asaltada a mano armada por uno de esos pillos con los que nos convivimos al comprar en esos lugares.

Jamás volví a pisar un tianguis, el susto fue mayúsculo, al sentir cerca de mis costillas una navaja, con el que el tipo cortó mi bolsa para robarme mi cartera.

¿Vale la pena exponer la vida, por ahorrarse unos pesos? Y es un ahorro relativo, porque si la mercancía no está garantizada, estamos tirando el dinero.

El trato amable y cortés, siempre atraerá a los clientes a comprar en un negocio formal.

Este problema es cuestión de idiosincrasia, de costumbres ancestrales, será muy difícil erradicarlo.

Será la actitud de los comerciantes establecidos la que tendrá que dar la batalla frontal, con este tipo de estrategias a seguir en sus establecimientos.

Valores agregados que pueden ayudar a combatir exitosamente al comercio informal: Servicio inmejorable, estacionamientos gratuitos, seguridad, precios razonables, menos márgenes de utilidad, vender más volumen ganando menos, garantía por escrito, cortesías, regalos extras, los famosos antiguos “pilones”, excelente trato del personal y comodidad al comprar.

“Su completa satisfacción o la devolución de su dinero”, será la mejor invitación para que el cliente compre dentro de los establecimientos formales y el comercio informal, se verá obligado a caminar dentro de las rutas de la legalidad.

http://twitter.com/tiatrini

www.latiatrini.com.mx

latiatrini@hotmail.com