Trascendió Puebla

:Que los corresponsales de Milenio Puebla en los municipios de Huauchinango y San Martín Texmelucan, Leticia Ánimas y Pedro Alonso, respectivamente, son víctimas de amenazas constates mediante mensajes de texto anónimos, debido a su labor periodística.

Pedro Alonso fue incorporado al Mecanismo de Protección de Personas Defensoras y Periodistas de la Secretaría de Gobernación por amenazas recibidas en 2015 por personal de seguridad del alcalde de ese municipio.

:Que  Raúl Reynoso se hará cargo de la Dirección General de Comunicación Social del Gobierno del Estado de Baja California, ayer mismo tomó protesta al aceptar la invitación del gobernador Francisco Vega de Lamadrid.

Reynoso se desempeñó como enlace de prensa de la Secretaria General de Gobierno con Diódoro Carrasco Altamirano, y aunque al secretario le hubiera gustado siguiera en el equipo de colaboradores, le deseo éxito en la nueva encomienda en los tres años que le restan a la gestión de “Quico” Vega.

:Que seguramente durante la gira del mandatario poblano en el municipio de Ciudad Serdán tendrá de primera mano la información del estado deplorable de la seguridad pública en la que se encuentra la cabecera municipal Chalchicomula de Sesma.

La inseguridad pública se ha extendido a la mayoría de los municipios de la región, donde parece que las bandas delictivas cuentan con las todas las ventajas de algunas autoridades permisivas u omisas.

:Que por primera vez funcionarios de la paraestatal Petróleos Mexicanos le permitió a un grupo de reporteros conocer la realidad que enfrentan en el robo de gasolina y cómo el gobierno federal hace su parte para abatir la ordeña de ductos por bandas del crimen organizado.

:Que el gobierno estatal advierte que a través de las redes sociales y (algunos) medios de comunicación “se ha propagado información inexacta” que ha causado inquietud e incertidumbre, por lo que invita a los ciudadanos a no reproducir rumores o información “no confirmada”.

Y en efecto, suele ocurrir, como en la cuenta oficial tuitearon recientemente una información no confirmada del fallecimiento de un secretario del gabinete federal. Así que hay que “confirmar” la información.