Trascendió Puebla

: Que  el nombre de la diputada panista Patricia Leal Islas se empieza a bajar entre las posibilidades de un interinato en la alcaldía poblana ante una eventual nominación de Antonio Gali Fayad a la minigubernatura en 2016.

Hay en el Congreso de Estado quienes consideran es más rentable para el proceso sucesorio del 2018 que otro panista, el legislador Jorge Aguilar Chedraui, ocupe la presidencia de la Junta de Gobierno y Coordinación Política en la recta final de la LIX Legislatura, que le corresponde al PAN.

: Que la Legislatura local mantiene el mismo ADN conservador heredado por Mario Marín Torres quien criminalizó a las mujeres que optaran por interrumpir el embarazo, en una santa cruzada de ultraderecha contra el aborto en México.

Para la reforma al Código Civil y armonizar las disposiciones legales para permitir los matrimonios entre personas del mismo sexo, han sido los ministros de la Suprema Corte quienes acorralaron al conservadurismo poblano en el Congreso local que pasará a la historia por desacato.

: Que los mismos grupos que alientan la postura institucional de la UAP en contra de la intromisión de “fuerzas externas” en la vida universitaria, son las mismas que alientan manifestaciones callejeras para reivindicar exigencias salariales de los trabajadores pasivos.

Si Misael Mejía, representante gremial, se hubiese mantenido calladito para no comprometer un incremento salarial a jubilados en el mismo porcentaje a al personal en activo, todo estaría en calma, pero alborotó el gallinero y ahora hasta lo han desconocido como interlocutor válido ante las autoridades.

: Que alguien de la SEP debería hacer una visita por los planteles educativos de Chalchicomula de Sesma porque mientras en la federación batallan para aterrizar la reforma educativa para aplicar exámenes de evaluación de ingreso y promoción, en algunas escuelas poblanas la realidad es otra.

Resulta que en la Escuela Secundaria Técnica No. 7 la “mafia sindical” que lidera el maestro Adán Estrada Martínez, junto con Teodulfo Serrano Corona y Mario de la Cruz Vázquez, controlan el ingreso de personal, y condicionan la permanencia del  Director sin no se sujeta a las reglas de  la Delegación D-II-69 de la Sección 23 del SNTE. Una mafia al estilo de la CNTE de Oaxaca.