Trascendió Puebla

: Que si Rafael Micalco Méndez, dirigente estatal del PAN, no quiere hacer campaña a favor de su partido y sus candidatos, está bien porque tiene sus razones, pero sabotearlas golpeando a los coordinadores de los grupos parlamentarios en el Congreso local y en el Cabildo poblano, raya en lo paranoico.

De acuerdo a los estatutos internos de Acción Nacional, Micalco Méndez tiene las facultades para remover y designar a los coordinadores parlamentarios, pero el golpe bajo es un distractor y una vendetta política que se asocia más a un interés faccioso que a un debate interinstitucional.

: Que  semanas atrás un grupo de activistas ligados al autodenominado “magisterio democrático” había advertido que realizarían acciones de sabotaje en lo que denominó un “junio negro” en el mes de las elecciones legislativas federales.

“Reacción salvaje” se autodenominó el grupo que reivindicaría los ataques, y con lo ocurrido en la madrugada del lunes al incendiar un inmueble de Ruta y atacar oficinas del INE y las oficinas de la delegación federal de la Secretaría de Economía, estaría por ahora en el terreno de las “coincidencias”. 

: Que las organizaciones que conforman la Red por la Infancia y la Adolescencia (RIA), en conjunto con la Alianza  por la Infancia y sus Familias (Aifam), que  agrupan alrededor de 40 organizaciones de la sociedad civil y cuerpos  académicos piden ser escuchados.

Se manifiestan dispuestas a participar en cualquier ejercicio relativo a los procesos derivados de la Ley General de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, con el objetivo de colaborar para que las niñas, los niños y los adolescentes en Puebla tengan mejores condiciones de vida.

: Que el rector de la Upaep, Emilio José Baños Ardavín, se unirá hoy a la indignación nacional por la decisión del gobierno federal de suspender la evaluación magisterial contenida en la reforma educativa, para que los docentes sean sometidos a un examen por oposición para obtener una plaza magisterial o bien obtener un ascenso.

La Secretaría de Educación Pública habría dado marcha atrás a la parte esencial de la reforma en el sector educativo en la parte del ingreso, promoción y permanencia de los docentes en la educación pública, mecanismo que eliminaba la práctica caciquil y corporativa de heredar las plazas magisteriales para favorecer el control del sindicato en la educación.