Trascendió Puebla

: Que el presidente municipal de la ciudad capital, Antonio Gali Fayad, realiza una intenso cabildeo entre los diputados federales en la sede legislativa de San Lázaro y en las oficinas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para obtener mayores recursos financieros a favor de la ciudad.

El alcalde Gali lleva consigo un paquete de proyectos de infraestructura y otros programas sociales que requieren de la Cámara de Diputados la definición de asignaciones presupuestales para el ejercicio fiscal 2015, recursos federales que dependen del convencimiento de la viabilidad a los funcionarios hacendarios.

:Que el presidente municipal de Tlachichuca de extracción priista, Uruviel González Vieyra, hizo un pronunciamiento abierto a favor del delegado en el estado de la Sagarpa, Alberto Jiménez Merino, como un militante con importante capital político y capacidad para conducir los destinos del estado.

Posterior a un evento con productores agrícolas de la región de Ciudad Serdán, el acalde confió a un grupo de campesinos que veía como una buena opción para el 2016 al ex titular de la SDR y ex rector de la Universidad Autónoma de Chapingo.

:Que la principal fuente de prueba e información en torno a las malas compañías del entonces Director de la Policía Judicial Adolfo Karam Beltrán es él mismo porque se dedicó a gritar por aquí y por allá sus buenas relaciones con los “malos”, es decir, hizo públicos sus vínculos con grupos delictivos y de ello –aseguran– estaba muy orgulloso.

En este contexto el difamador acusa de difamación. Si por algo se dio a conocer Adolfo Karam fue por la detención de la periodista y escritora Lydia Cacho Rivero cuando éste fungía como jefe policiaco en el sexenio marinista; los policías a su cargo manosearon, violaron derechos y torturaron psicológicamente a Cacho, pero además aprovechaba cualquier ocasión para difamarla.

: Que a propósito de Lydia Cacho, el ex vocero y ex secretario de Gobernación marinista, Valentín Meneses Rojas, le entró al episodio de las “bellísimas botellas de coñac” y recordó que en el caso de la periodista “no hubo sangre” (sic), a diferencia del actual gobierno.

En el caso de San Bernardino Chalchihuapan, recriminó el notario público y militante del PRI, “hubo sangre, detenidos y personas lesionadas con secuelas de discapacidad”.