Trascendió Puebla

:Que el rector Alfonso Esparza Ortiz, al igual que Alfredo Avendaño, tienen razones de sobra para celebrar el primer aniversario del sistema de bicicleta de Ciudad Universitaria de la UAP, mejor conocido como Lobobici.

Ha beneficiado a 23 mil universitarios: usuarios de este sistema sustentable de movilidad que en su primer año registró más de 500 mil préstamos, es decir, un promedio de 2 mil viajes en bicicleta por día.

 

:Que los encargados del sistema de seguridad pública en la ciudad capital y del estado deberían reforzar la vigilancia en los hoteles del Centro Histórico porque se han incrementado las amenazas telefónicas de extorsión contra huéspedes, a pesar de estar controladas las líneas telefónicas por el servicio del conmutador.

Ocurrió la semana que concluye en el Hotel Palace del centro de la ciudad, el acoso telefónico con amenazas contra visitantes a la ciudad hospedados, situación que los obligó a cambiar de hotel, pero la administración no lo reportó a las autoridades de seguridad pública, que era su obligación, lo que afecta la imagen del servicio hotelero frente al turismo nacional y extranjero.

 

:Que el diputado local del PRI Pablo Fernández del Campo ha extendido en el Congreso del Estado su actitud omisa como ocurrió al frente del Comité Directivo Estatal del PRI, porque tiene en total abandono los trabajos de la Comisión de Asuntos Metropolitanos que él preside.

Fernández del Campo prácticamente tiene en el olvido a esta comisión legislativas porque no cumple con su responsabilidad pese a recibir un sueldo mensual;  por cuarta ocasión la sesión de la Comisión fue suspendida por falta de quórum, y uno de los ausentes fue precisamente el priista.

 

:Que la diputada de “izquierda” del Partido del Trabajo, Lizeth Sánchez García, se comporta como señorita de la vela perpetua al decretar que para su grupo parlamentario los temas del aborto y la ley de sociedades de convivencia “no tienen trascendencia”, pese  a la petición de diversos grupos.

Erigida como Poder Legislativo, la “izquierdista” legisladora petista reiteró que “mientras no exista una petición expresa de la ciudadanía, esos temas no serán tomados en cuenta y no están en la agenda legislativa” (sic); para la diputada, los grupos de activistas no son ciudadanía. Beto Anaya, el dueño del PT, estará muy orgulloso de su representante en el Congreso local.