Trascendió Puebla

:Que de manera paralela a las reuniones de trabajo de los mandatarios estatales miembros de la Conago, funcionarios como Luis Banck Serrato y el presidente municipal de Puebla, José Antonio Gali Fayad, sostuvieron una reunión de trabajo con Rosario Robles Berlanga, la secretaria de Desarrollo Social (Sedesol).

Un intenso cabildeo realizaron los secretarios del gabinete estatal con los funcionarios federales en los distintos salones del Centro Expositor, donde se establecieron diversos acuerdos de las respectivas secretarías del ramo.

:Que el ex gobernador Melquiades Morales Flores tiene razones de sobra para permanecer muy cerca del gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo Figueroa, durante su permanencia en Puebla, se desempeña ahora como delegado del CEN del PRI en aquella conflictiva entidad.

El experimentado político poblano asume una nueva responsabilidad partidista posterior al exitoso resultado en las elecciones locales en el estado de Oaxaca, donde cumplió el mismo cargo por encomienda del líder nacional priista, César Camacho Quiroz.

:Que en el Congreso del Estado se abortó de última hora un primer acuerdo que ubicaría a Pablo Arana Méndez como la persona que ocuparía la Dirección de Comunicación Social, como una facultad del Presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, Víctor Manuel Giorgana Jiménez.

Los desencuentros entre los líderes de los Grupos Parlamentarios en la Legislatura han subido de tono por el incumplimiento de acuerdos preliminares, lo que impidió transitara la designación del periodista especializado en deportes como director de Comunicación, por lo que seguirá como encargado de la oficina Óscar de la Vega.

:Que las autoridades municipales en la ciudad capital y de otros municipios de la zona metropolitana algo deberán hacer con los llamados "franeleros" que se siguen apropiando de las calles imponiendo tarifas a las automovilistas que se estacionan en la vía pública.

Ocurre en la 25 Poniente entre la 13 y 17 Sur frente al Hospital Universitario de la UAP, donde un grupo de personas lideradas por un sujeto a quien llaman "El Jarocho" impone una cuota de 50 pesos, con el respaldo de las autoridades hospitalarias.