Trascendió Puebla

:Que el exgobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva Ramírez, le midió el agua a los camotes en su última estancia a propósito del informe del acalde capitalino y de inmediato se apersonará en suelo poblano porque el asunto está que arde.

Aspirante a la presidencia del CEN del PAN y parte del bloque de los derrotados –Josefina Vázquez Mota y Ernesto Cordero Arroyo–, Oliva Ramírez estará en la ciudad este sábado y viene a hacer campaña y va por el voto del panismo anti Gustavo Madero.

:Que en un inusual y casi ilegible edicto tamaño "roba plana" se notifica el inicio de procedimiento administrativo de responsabilidad contra de Sara Elizabeth Campos Dávila, quien se desempeñó como Directora Administrativa del CECyTE, Puebla.

"Algo se comió" esta funcionaria pública porque el edicto está firmado por la delegada de la Contraloría en el sector educativo publicado con letra chiquita, con un puntaje de letra menor a la de los contratos de Elecktra.

:Que la Unión Nacional de Padres de Familia le salió respondona al secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, al salir en defensa de la prueba ENLACE que funcionó tan bien en 2005 y luego se "pervirtió" cuando se vinculó al estímulo económico.

Defienden la prueba como instrumento de medición válida y le cuestionan Chuayffet: ¿o se va a realizar un gasto innecesario en educación media, donde sí se aplicará la prueba ENLACE?, ¿se deben desaparecer también los libros de texto porque salieron con muchos errores o se deben corregir los futuros impresos?

:Que el subsecretario de Prospectiva, Planeación y Evaluación de la Sedesol, Juan Carlos Lastiri Quirós, sigue muy activo con su agenda en la entidad y en esta ocasión asistirá al Cuatro Encuentro de Socios en la Filantropía: "Tras el Fondo 2014" que tendrá lugar en el Centro Convenciones del Complejo Cultural de la UAP a las 15:45 horas.

:Que el cura pederasta Nicolás Aguilar Rivera no es de los Legionarios de Cristo, pero depredador sexual de niños sí, igual que su mentor Marcial Maciel, y al igual que el desaparecido abusador, goza de impunidad gracias al Ministerio Público y a los jueces en el sexenio marinista.

A esta vergüenza se suma la detención del sacerdote Henry David Betancourt Morales en el oratorio San Juan Bosco acusado por la PGR de pornografía infantil.