Trascendió Puebla

Que  seguirán las protestas en Nopalucan en contra del párroco José Morales, familiar del exgobernador del estado de Puebla, a quien acusan del despojo de un predio.

Son alumnos y padres de familia del Bachillerato General 5 de Noviembre los que reclaman el terreno destinado a la institución educativa y que ahora ocupa la iglesia en ese municipio. Los inconformes volverán a salir a las calles para protestar, como lo hicieron el pasado viernes.

Que  vecinos de la zona limítrofe que antes eran de San Andrés Cholula, como es Concepción Guadalupe, ven con desilusión la apatía del  edil Jesús Romero Toxqui, ante la nueva delimitación territorial con Puebla.

Los habitantes consideran que la serenidad del alcalde es por no ser originario de San Andrés y por desconocer que los terrenos donde fueron construidos fraccionamientos y áreas comerciales que hoy son de Puebla, antes formaban parte del Ejido de San Andrés Cholula.

Que  este domingo el alcalde de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, fijará su postura sobre la delimitación territorial. Se espera que el edil manifieste su aceptación a la decisión de los legisladores, para dar certeza jurídica a los habitantes de los dos municipios.

Que   habitantes de San Francisco Ocotlán, junta auxiliar de Coronango, entregaron una solicitud a la Auditoría Superior del Estado para que inicie una auditoría a su alcalde Efraín Titla, por cuatro obras inconclusas en la localidad.

El documento fue aceptado en el organismo como oficio número 201316966, el cual fue acompañado de fotografías, pruebas de laboratorio, estudio topográfico, oficios dirigidos al presidente, minutas de trabajo, citatorios dirigidos al director de obra, copia del acta constitutiva del comité de obra y solicitud de datos de las obras.

Que   el rescate del mural “Los Bebedores” de Cholula, con 1,700 años de antigüedad registra un avance importante. Los trabajos de recuperación de la pieza arqueológica llevan tres años, por parte de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

El INAH adelantó que hasta el momento se sabe que el mural representa una ceremonia, enmarcada por listones y por moños, donde se convoca a cerca de 150 personajes que están conviviendo e ingiriendo algún tipo de bebida.