Trascendió

:Que con un "lero...lero", el coordinador de la bancada del PRD en el Senado, Miguel Barbosa, se mofó del líder de los priistas, Emilio Gamboa, cuando éste no quiso dar un posicionamiento abierto sobre la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto para incluir en la Constitución el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Por separado, el presidente de la Mesa Directiva del Senado, el panista Roberto Gil, descartó que la propuesta tenga fines electorales, pues se trata del reconocimiento de derechos, "no soy de los suspicaces que creen que todo lo que pasa en política tiene una motivación electoral".

Sin embargo, operadores priistas en los estados con electorado conservador, como Aguascalientes y Puebla, temen que la iniciativa pueda tener un efecto negativo el 5 de junio, como adelantó la Unión Nacional de Padres de Familia.

:Que ante la denuncia que hizo en su contra la dirigente del PRI en la Ciudad de México, Mariana Moguel, por supuesto desvío de recursos, el jefe delegacional en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, aseguró que él paga todos sus gastos cada domingo que va a Zacatecas en apoyo de la campaña de su hermano David a la gubernatura: avión, auto, viáticos, etcétera, y que, de todos modos, es imposible malversar recursos pues, dice, no hay.

:Que la Secretaría de Marina está en proceso de reestructurar su antigua Unidad de Atención y Procuración a la Ciudadanía y la cambió por "de Promoción y Protección a los Derechos Humanos", y a partir de ahora será especializada, encargada de proponer estrategias y dirigir acciones para fortalecer la cultura de la promoción de esas garantías.

El cambio ya publicado en el Diario Oficial de la Federación este 18 de mayo y el proceso se lleva a cabo de la mano con la comisión nacional que encabeza el ombudsmanLuis Raúl González Pérez.

:Que el titular de la Comisión Federal de Electricidad, Enrique Ochoa, tomó la palabra al procurador federal del Consumidor, Ernesto Nemer, para meter orden en el tema del creciente número de quejas que enfrenta la paraestatal y separar las de usuarios afectados y las de quienes no quieren pagar, sobre todo en la zona conurbada de la capital, donde líderes políticos aprovechan la confusión para sacar raja.

La mayor parte de quejas ante Profeco por diablitos retirados está en la zona de influencia de la extinta Luz y Fuerza, por cierto.