Trascendió

:Que el equipo del candidato de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, anda muy ecologista o algo así, porque ya le entró a la dinámica del reciclaje y en el nuevo spot del panista retomó la estrategia de campaña ideada por Aleix Sanmartín en 2012, pero para la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador.

Entonces, el hoy aspirante de Morena reconocía que el candidato a vencer era el priista Enrique Peña Nieto, cuyo modelo de cambio era una “vuelta al pasado, a las épocas de Carlos Salinas y Elba Esther Gordillo”, mientras que su propuesta era al futuro.

Seis años después, el spot del queretano reconoce como rival a AMLO, “con una visión ya anticuada de México y del mundo”, en tanto que el Frente propone una manera de gobernar con visión a futuro, y resulta que su estratega, Roberto Trad, también estuvo con Sanmartín en 2012… promoviendo al tabasqueño.

:Que hablando de reciclar, en el PRI difundieron a diestra y siniestra un video de octubre pasado en el que Jorge G. Castañeda, en su calidad de analista de Foro Tv, hablaba del fuego amigo contra Ricardo Anaya y planteaba la posibilidad de que se bajara de la contienda por la candidatura.

El vocero priista, Javier Lozano, consideró oportuno el relanzamiento del video, pues opina que Castañeda, hoy integrante del equipo de campaña del panista, es “un oportunista que quiere meterse como bateador emergente” frente a la “caída inminente” del candidato del Frente.

:Que en torno a los contratos entregados para la construcción del nuevo aeropuerto, el constitucionalista Diego Valadés hizo notar que desde que se echó a andar el proyecto, el gobierno lo pensó irreversible con cláusulas penales exorbitantes en caso de incumplimiento con los inversionistas.

“Eso es lo que sucede cuando los contratos no se discuten en el Congreso”, comentó el ex procurador.

:Que tras su nombramiento como coordinador nacional del Proyecto de Gobierno de Coalición, Miguel Ángel Mancera tiene previsto recorrer el país para explicar en qué consiste esa propuesta, acompañado por el que fue su secretario particular, Luis Serna.

En los pasillos del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, donde ayer dijeron adiós al jefe de Gobierno con mariachi (aunque aún no se iba), comentan que su colaborador lo auxiliará para difundir este plan orientado a acabar con el presidencialismo.