Trascendió

:Que si es cierto que mucha gente está más que inconforme con el gasolinazo, molestia que el presidente Enrique Peña Nieto dijo “compartir”, también hay certeza de que varias protestas y bloqueos de carreteras son promovidos por partidos y organizaciones civiles que se cuelgan de todo para movilizarse.

Pero si todo lo anterior se vale, digamos que se enmarca en el derecho a manifestarse, la pregunta es, en este contexto, ¿quién está meciendo la cuna para los saqueos de supermercados, los robos de gasolina en estaciones, los cierres de barrios y poblados para asaltar a mano armada a comerciantes, conductores y transeúntes?

Lo peor: a cuatro días de protestas y vandalismo, cunde también el rumor, que deviene psicosis, y la poca acción policiaca puede medirse con la diferencia entre los daños reportados por los afectados en medio país y los apenas 250 presuntos responsables detenidos.

:Que la lideresa nacional del PRD, Alejandra Barrales, sostendrá esta mañana un encuentro a puerta cerrada con diputados federales de su partido en el Palacio de San Lázaro para afinar los últimos detalles de la estrategia común contra el gasolinazo.

Además de la iniciativa para dar marcha atrás a la liberalización de los precios, los perredistas definirán acciones de resistencia, pero ahora con redoblada cautela para evitar su vinculación con actos violentos o abiertamente ilícitos.

:Que ni las instituciones del gobierno federal en la Ciudad de México se salvaron de la psicosis colectiva que ha generado la ola de saqueos en territorio mexiquense y otras regiones del país.

Las autoridades federales solicitaron el apoyo de la policía capitalina para que resguardara sus dependencias, ante el rumor de que inconformes por el gasolinazo pretendían vandalizar sus instalaciones.

:Que después de las vacaciones, la sesión de la Asamblea Constituyente inició sesión con una hora y 45 minutos de retraso, pero lo que más espantó al presidente de la Mesa Directiva, Alejandro Encinas, es que el quórum era de 52 de los 100 legisladores.

Por ello advirtió que comenzará a haber represalias contra quien llegue tarde y que a las tres faltas se llamará al suplente, porque tienen solo 27 días para concluir la Constitución de la Ciudad de México.