Trascendió

:Que el procurador general Raúl Cervantes anticipó en reunión privada con los líderes de la Cámara de Diputados que a mediados de enero presentará un diagnóstico “muy crudo” de la institución a su cargo, aunque evitó revelar detalles de lo que ahí encontró.

El también senador con licencia asumió la titularidad del Ministerio Público Federal el pasado 26 de octubre y tan pronto cumpla 90 días en esa posición, deberá entregar dicho documento al Congreso de la Unión.

 

:Que el Senado dictaminó ayer las ratificaciones de embajadores propuestos para la zona Asia-Pacífico y organismos internacionales, pero difirió los de Europa para hoy porque no se pusieron de acuerdo las comisiones de Relaciones Exteriores, que preside la panista Gabriela Cuevas, con la de Europa que encabeza el perredista Rabindranath Salazar.

Por cierto, ante el fracaso del Acuerdo Transpacífico, el famoso TPP, el funcionario que encabezó las negociaciones por la Secretaría de Economía, José Luis Roberto Zapata, de plano tiró la toalla y se va de embajador a la Organización Mundial de Comercio aunque, dicen legisladores, le hacen falta clases de modales para dar el perfil en el servicio exterior, que es de mucha diplomacia.

 

:Que el cardenal Norberto Rivera Carrera pudo haber celebrado ayer su última misa como arzobispo primado de México, en los festejos de la virgen de Guadalupe, ya que a mitad del próximo año presentará su renuncia por edad al papa Francisco.

Esta vez su homilía tuvo un mensaje político, al condenar los mensajes del presidente electo  estadunidense, Donald Trump, a diferencia de otros años, cuando solo hacía el recuento de las apariciones guadalupanas.

 

:Que, por cierto, otro que anda con la espada desenvainada es el nuncio apostólico en México, Franco Coppola, quien ayer ratificó las críticas que había lanzado sobre la situación del país al que fue designado por el obispo de Roma.

Ayer describió en su cuenta de Facebook un México caracterizado por desigualdades económicas, violencia y corrupción, que cuenta con algunos de los hombres más ricos de la tierra, pero también decenas de millones que viven en condiciones lamentables, a merced del crimen organizado y del tráfico de drogas y humano, “con una crisis política profunda”.