Trascendió

:Que la lideresa de Morena en el Palacio de San Lázaro, Rocío Nahle, formuló un extrañamiento por escrito al diputado presidente, Javier Bolaños, al que calificó de “intolerante” y “parcial” por cerrarle el micrófono de la tribuna al lopezobradorista Ariel Juárez durante el debate del pasado jueves sobre la designación de la priista Gloria Hernández como la constituyente número cien de la Ciudad de México.

Bolaños efectivamente ordenó dejar sin audio a Juárez, quien ignoró las reiteradas invitaciones a moderar su lenguaje y por varios minutos llamó “pandilleros, mercenarios, pillos, mapaches, puercos, cochinos, marranos y ratas” a los representantes de otras fuerzas políticas, como lo hace Andrés Manuel López Obrador en su más reciente spot.

 

:Que pese a estar conformada por legisladores jóvenes, esta legislatura del Senado se ha convertido en la que más integrantes han sido golpeados por enfermedades, algunas mortales, aunque recientemente el priista Teófilo Torres Corzo ganó la batalla al cáncer y se reincorporó muy repuesto y listo para sacar adelante el TPP.

Pero el panista Francisco Búrquez enfrenta hoy una batalla similar. El sonorense ha recibido el apoyo de su grupo y legisladores de otras bancadas y trae buen ánimo, sin dejar su lucha por cambiar la reforma fiscal aprobada hace dos años.

 

:Que el secretario de Finanzas de la Ciudad de México, Édgar Amador, tendrá una semana de duro trabajo porque se va a reunir con funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para ver el recorte presupuestal y buscar opciones con diputados de la Asamblea Legislativa.

Por cierto, la negociación comenzó ayer en Palacio Nacional, donde el titular de Hacienda, José Antonio Meade, recibió en su oficina a Miguel Ángel Mancera y durante 40 minutos acordaron solos los grupos técnicos de trabajo.

 

:Que durante los próximos días, en el contexto de la Semana Nacional del Emprendedor, el Instituto Nacional en la materia y la Comisión Federal de Competencia realizarán consultas ente los asistentes no solo para identificar las mejores prácticas dentro del gobierno federal, sino también para identificar el obstáculo regulatorio más absurdo que impide el correcto funcionamiento de los mercados.