Trascendió

:Que la dirigencia nacional del PRI busca con su denuncia ante la fiscalía electoral que el abanderado del PAN en Colima, Jorge Luis Preciado, quede imposibilitado para participar en el nuevo proceso para gobernador, y de paso blindar a su candidato, Ignacio Peralta, a fin de que no se le impida participar en los comicios que, dicen los encabezados por Manlio Fabio Beltrones, "ya tienen ganados".


:Que Mercedes Juan, secretaria federal de Salud, volvió al aula de clases como maestra: acompañada por su Estado Mayor, se reunió con los nuevos titulares del ramo en los gobiernos de Baja California Sur, Sonora, Campeche, San Luis Potosí, Querétaro, Nuevo León y Guerrero, para concientizarlos de que esas entidades, a través de su dependencia local, forman parte del Sistema Nacional de Salud, y los invitó a trabajar juntos para definir las políticas públicas en la materia.


:Que los empresarios de la publicidad exterior y el mobiliario urbano del DF están sorprendidos con las acciones de Dhyana Quintanar, titular de la Autoridad del Espacio Público de la Ciudad de México.

Desde hace un par de meses, la funcionaria los ha querido sacar de la jugada, amenazado con quitar permisos, pese a que son legales, y con elevar requerimientos para varias de las firmas, mientras empuja a la francesa JCDecaux, que quiere quedarse con todo el pastel.


:Que el jefe del GDF, Miguel Ángel Mancera, se saltó el protocolo al sentarse junto al presidente Enrique Peña Nieto, apenas se levantó de su lugar Suneeta Kaimal, titular de la Alianza para el Gobierno Abierto.

La mujer se puso de pie para dar su discurso y en ese momento Mancera se colocó en su lugar (él estaba a varios lugares del Ejecutivo), cuando el protocolo señala que el sitio vacío junto al Presidente es ocupado por la persona que está al lado.


:Que en la Comisión Ayotzinapa en la Cámara de Diputados existen posturas encontradas respecto a un eventual encuentro con los familiares de los normalistas.

En esa instancia encabezada por la panista Guadalupe Murguía, el priista Víctor Manuel Silva considera que hay alguien influyendo en los familiares para no aceptar la cita, mientras que la perredista Cristina Gaytán asegura que debe respetarse su derecho a no querer establecer contacto con los legisladores.