Trascendió

:Que el coordinador del Partido Revolucionario Institucional en el Senado, Emilio Gamboa, enfrentó el reclamo de integrantes de su bancada que se sienten en desventaja hacia 2016. Su queja: que las dependencias federales en los estados, incluida Hacienda, privilegian las gestiones de legisladores de oposición, pues a ellos los consideran “de casa”.

Uno de los rebeldes fue el senador Gerardo Sánchez, ex dirigente de la CNC y aspirante al gobierno de Guanajuato, quien junto con otros inconformes, la mayoría proveniente de los 13 estados donde habrá comicios, narraron los obstáculos que han enfrentado ante las demandas de sus electores.

 

:Que la declaración de la legisladora priista Carolina Monroy para suspender la venta de bebidas alcohólicas en el Palacio de San Lázaro, como parte del Código de Ética, provocó un “efecto resaca”, con dolores de cabeza y náuseas entre varios diputados, al grado que la propuesta originalmente publicada en la Gaceta Parlamentaria fue rasurada, aunque lo dicho por la mexiquense en tribuna quedó asentado con todas sus letras en el Diario de los Debates.

 

:Que la Comisión Ayotzinapa de la Cámara de Diputados, encabezada por la legisladora panista María Guadalupe Murguía, desahogará una apretada agenda que incluye una entrevista con el ex gobernador de Guerrero Ángel Aguirre hoy mismo; además, con el secretario de Marina, Vidal Soberón, el viernes 16; el lunes 19, con el titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, Jaime Rochín, y el martes 20, por confirmar, con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio.

 

:Que a propósito de Ayotzinapa, a Luis Raúl González Pérez, titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, le fue más que bien en su comparecencia ante los senadores, pues no solo agradecieron su disposición y respuestas, sino que valoraron el trabajo que ha hecho la instancia a su cargo en el tema.

Tanto así que el único momento ríspido se dio cuando Diva Gastélum le recriminó cómo se atrevía a calificar de “forzada” la desaparición de los normalistas, cuando aún no acaba la investigación, a lo que éste repuso que, de acuerdo con estándares internacionales, así se le define.

Al final concluyeron que sus reuniones deben ser más constantes.