Trascendió

:Que en el intercambio de extradiciones el gobierno de Estados Unidos le queda a deber a México, pues si a números vamos, con la de Édgar Valdez Villareal, “La Barbie”, y Jorge Eduardo Costilla, “El Coss”, son ya 40 los delincuentes enviados a ese país para que enfrenten procesos.

¿Y si para emparejar la cancha nos envían a dos de los más requeridos por las autoridades mexicanas?: Gastón Azcárraga, de la extinta Mexicana de Aviación, y Martín Díaz Álvarez, de Oceanografía, por ejemplo.

 

:Que con la llegada del coordinador perredista Miguel Barbosa al Instituto Belisario Domínguez del Senado se decidió fortalecer el área de investigación y desarrollo legislativo, sin importar el origen partidista.

Así fue como se nombró coordinador ejecutivo de investigación a Gerardo Esquivel, economista egresado de la Universidad de Harvard y ex colaborador de Andrés Manuel López Obrador, sin que alguien se atreviera a protestar.

 

:Que el secretario de Desarrollo Económico del Distrito Federal, Salomón Chertorivski, asistirá este lunes como representante del gobierno capitalino al foro Encuentro Ciudadano y Legislativo por el Aeropuerto en el Palacio de San Lázaro, donde diputados federales y locales del PRD pondrán sobre la mesa su exigencia de someter a consulta pública el destino del predio que hoy ocupa el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, una vez que las operaciones se muden a la nueva terminal.

 

:Que después de los cambios en la Secretaría de Educación Pública, el que se quedó en la tablita es el subsecretario de Educación Superior, Efrén Rojas, pues lleva menos de un año en el puesto y ni lo cambiaron ni fue ratificado en lo anunciado por el titular, Aurelio Nuño.

Será cosa de días en que se definirá si el negociador de la SEP en los diálogos con la Asamblea General Politécnica sigue siendo requerido por la administración federal.

 

:Que en el PRD no logran definir su postura respecto de Andrés Manuel López Obrador. Mientras las corrientes cercanas a Los Chuchos enfocan sus baterías en contra, otras consideran que los enemigos son “los partidos en el poder”.

En las filas del partido, Hortensia Aragón promueve que, aunque no se busque un acercamiento, no se gasten energías en bombardear una “filosofía amiga”.