Trascendió

:Que por si no fueron suficientes los números que dieron el presidente Enrique Peña y el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, para basar su optimismo, en el PRI agregan algunos indicadores: dicen que las ventas totales de la Antad crecieron 5.6 por ciento real anual y que la inversión fija bruta del primer bimestre aumentó 4.6 por ciento, además de que las exportaciones no petroleras mostraron una sólida subida de 6.2 por ciento en el primer trimestre.

Argumentan, también, que la economía creció 2.5 por ciento en el primer trimestre, que la generación de empleos formales lo hizo 4.5 por ciento anual en el primer cuatrimestre y los salarios contractuales tuvieron un aumento real anual de 1.2 por ciento en el mismo periodo.

¿Y el ajuste de expectativas a la baja? Todo se debe a los precios petroleros y la reducción de la producción industrial en Estados Unidos. Puro optimismo.

 

:Que el candidato perredista al gobierno de Michoacán, Silvano Aureoles, no dejó pasar los sucesos en Tanhuato, donde la Policía Federal abatió a 42 presuntos miembros del cártel de Jalisco, para señalar a la autoridad estatal priista en turno por la inseguridad y el “alto riesgo” de que en cualquier momento la situación se descomponga más.

Los sucesos, dijo el ex presidente cameral, solo confirman que no es cierto que los problemas de violencia están resueltos en el estado, como se ha dicho de manera reiterada. Hay que recordar que con la captura de "La Tuta" se dio por desmantelada la banda de Los Templarios, pero no contaban con la expansión de Nueva Generación a ese territorio.

 

:Que el protocolo para definir a los merecedores de la presea Lázaro Cárdenas, máximo galardón que se otorga a los más sobresalientes de la comunidad politécnica, cumplió con un estricto apego al marco normativo de la institución, a diferencia de lo que opina un bloque de ex directores.

Ante la imposibilidad de que se instalara el Consejo General Consultivo, responsable de deliberar cada año los nombres de los galardonados, el responsable de definirlos fue el director general, Enrique Fernández Fassnacht, con base en el tercer artículo transitorio del Reglamento de Distinciones al Mérito Politécnico y en el cuarto artículo transitorio del Reglamento del Consejo General Consultivo del IPN, los cuales lo facultan para el efecto.