Trascendió

:Que todavía anoche el presidente del INE, Lorenzo Córdova, y el consejero Marco Antonio Baños sostenían reuniones con los dirigentes nacionales de los siete partidos que se retiraron de la mesa del instituto la semana pasada, para ver si este miércoles existen condiciones para su regreso al Consejo General.

Córdova trató de reducir la tensión y que los partidos participen en la sesión de esta mañana, para evitar que los temas de la imparcialidad y los programas sociales sean discutidos en ausencia de la mayoría de los representantes partidistas.

 

:Que la fracción del PAN en la Cámara de Diputados perfiló a la legisladora Aurora de la Luz Aguilar como presidenta de la Comisión de Hacienda, después de que sus correligionarios José Isabel Trejo y Damián Zepeda ocuparan sucesivamente esa posición y la dejaran vacante para asumir otras responsabilidades.

 

:Que los ex funcionarios del Metro Francisco Bojórquez Hernández y Enrique Horcasitas Manjarrez, invitados para hoy miércoles por la comisión legislativa de la Cámara de Diputados para exponer la problemática de la Línea 12, se excusaron de asistir.

Horcasitas Manjarrez dijo que su actuación como director del Proyecto Metro se ajustó en todo momento a principios de legalidad, honradez y eficiencia, en tanto que Bojórquez Hernández lamentó que por compromisos de trabajo no podrá acudir a la cita. Sin embargo, ambos se dijeron abiertos a responder por escrito cualquier interrogante.

 

:Que si la operación cicatriz rinde frutos en el PRD capitalino, la próxima semana los afines a René Bejarano podrían conseguir candidaturas federales. El intermediario entre el pleito de Los Chuchos e IDN será Héctor Serrano, quien dirige la corriente Vanguardia Progresista, para buscar la unidad y evitar que Morena les gane posiciones clave.

 

:Que todo apunta a que solo quedará en escaramuza la expresión papal sobre el riesgo argentino de mexicanización, a propósito del narcotráfico, una vez que la nota diplomática de la SRE recibió como respuesta que Francisco jamás quiso estigmatizar.

Quien quizá habló sin conocer la respuesta vaticana fue el Episcopado, pues en aras de justificar a su jefe, dijo que éste “solo hizo un comentario de la realidad mexicana”.