Trascendió

:Que los organizadores del desfile de figuras inflables gigantes de Nueva York están felices, porque en los ayuntamientos mexicanos encontraron un filón de oro inagotable.

Resulta que por segundo año consecutivo, el presidente municipal de Acapulco, Luis Walton, contrató a la empresa neoyorquina para el desfile navideño, pero en lugar de la nieve del Central Park, aquí fue ambientado con la arena dorada de playa Condesa.

El gusto le salió en 1.8 millones de pesos, barato si se compara con los 6 millones que costó en Monterrey, cuando la ex alcaldesa Margarita Arellanes se trajo toda la famosa parada de Macy’s.

¿Algún otro alcalde se anotará para repetir el desfile, quizá en Día de Reyes o en Semana Santa?

 

:Que en marzo, cuando solicite licencia al Senado, Armando Ríos Piter legará su escaño al suplente y actual presidente del Partido de la Revolución Democrática en Guerrero, Celestino Cesáreo, quien por su cercanía con el actual legislador dejará condiciones idóneas para una candidatura que ya está más que anunciada, frente a dos aspirantes con pocas posibilidades: Beatriz Mojica y Sofío Ramírez.

 

:Que las tribus del Partido de la Revolución Democrática en Iztapalapa encendieron sus luces de alerta ante el avance del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de Andrés Manuel López Obrador en la contienda por la jefatura delegacional.

Ahora no solo tienen que cargar con el escándalo de su correligionario Jesús Valencia, sobre el accidente en una camioneta ajena, sino medir bien quién entre Dione Anguiano, Aleida Alavez y Carlos Augusto Morales, entre otros, puede parar a la pejista Clara Brugada.

 

:Que si bien los festejos navideños no se vieron afectados por actos violentos en el país, la que sí tuvo bastante chamba fue la Policía Federal, pero en las carreteras del país.

Aseguran que los agentes infraccionaron a más de mil automovilistas durante la víspera de la Navidad por exceso de velocidad y auxiliaron a 75 personas que resultaron lesionadas en 66 accidentes que tuvieron su origen por diversas causas, entre ellas el mal tiempo.

Después de todo, saldo blanco. Falta el Año Nuevo.