Trascendió

:Que no es gratuito que el jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño, fuera el orador en el aniversario luctuoso de Morelos, y menos que hablara de las reformas, así que habrá que leer con atención su discurso y sus presencias y ausencias próximas.

No en vano cuentan que para el equipo de Enrique Peña Nieto, esta semana y, sobre todo, los primeros días de la próxima, serán claves para definir la estrategia a seguir en 2015.

:Que ahora que los partidos políticos se curan en salud y afirman que para las elecciones en 17 estados promoverán a las mejores personas, las de mayor presencia y honestidad, en PRI, PAN y PRD hay preocupación por los expedientes que tengan el Cisen, la Función Pública y la Auditoría Superior de la Federación sobre muchos de sus militantes.

Por ejemplo, preocupa a los panistas el caso del alcalde de Guadalupe, Nuevo León, César Garza, por un expediente, el DGRRFEM-1381/14, en la ASF, por supuesto desvío de recursos, pero antes también se acusó a su antecesora del PRI, la senadora Ivonne Álvarez, sin que se le comprobara nada.

Al PRI le pesa su alcalde en Cocula, Guerrero, César Miguel Peñaloza, llevado a declarar a la Seido por el crimen de Iguala, y por el mismo asunto el PRD pasa apuros, al igual que con su jefe delegacional en Iztapalapa, Jesús Valencia.

Tal parece que los partidos van a tener problemas para encontrar a esos candidatos que exige la situación del país.

:Que la bancada priista en el Senado no ha dejado de trabajar, pese a las vacaciones, y ya alista su reunión plenaria para discutir los pendientes que se quedaron en el periodo ordinario.

Por lo pronto, la fracción que encabeza Emilio Gamboa ya confirmó que su próxima plenaria será a finales de enero en Ixtapan de la Sal, uno de los municipios vigilados por el Ejército tras el caso Iguala.

:Que aunque en el PRD, que encabeza Carlos Navarrete, todavía hay esfuerzos por concretar una alianza electoral con el PAN en Guerrero, ese partido de plano ya descartó toda posibilidad de acuerdo, pues las últimas encuestas prevén que los panistas capitalizarán el descrédito de la izquierda y el PRI por lo ocurrido en Ayotzinapa.

De un pírrico 3 por ciento, el PAN se encuentra ahora con el doble de la intención del voto. Y con eso parece que se la va a jugar.