Trascendió

:Que los senadores perredistas Miguel Barbosa, Alejandro Encinas y Raúl Morón formaron un grupo para apoyar a los activistas detenidos tras los desmanes que se produjeron el 20 de noviembre pasado.

Los legisladores realizan labores de vigilancia y gestión para buscar la libertad de las 11 personas, ocho hombres y tres mujeres, que fueron enviadas a penales federales de Veracruz y Nayarit.

 

:Que quien de plano prefirió mantenerse al margen del asunto de los anarcos ya identificados por el gobierno federal, algunos de los cuales mantienen secuestrado desde hace años el auditorio Justo Sierra de la Facultad de Filosofía y Letras, es el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México, Agustín Rodríguez, quien de plano argumentó desconocer la información.

 

:Que más allá de la coyuntura hay un compromiso de las procuradurías generales de justicia del país para fortalecer los servicios médico-forenses y periciales a más tardar el próximo año, de manera que con la implementación del nuevo sistema de justicia penal se utilicen en forma adecuada los recursos tecnológicos para castigar los delitos.

 

:Que el Gobierno del Distrito Federal desairó a la diputada del Partido de la Revolución Democrática Dinorah Pizano al no enviar a ningún representante a escuchar su segundo Informe de labores.

En la lista de invitados confirmados estaba el secretario de Gobierno, Héctor Serrano, y la titular de Desarrollo Social, Rosa Icela Rodríguez, pero, a pesar de que retrasaron media hora el evento por si se les había hecho tarde, los funcionarios capitalinos brillaron por su ausencia.

 

:Que luego de que ayer un pequeño contingente marchó en la colonia Nápoles para exigir una consulta ciudadana sobre la colocación de parquímetros, el jefe delegacional de Benito Juárez, Jorge Romero Herrera, sigue sin dar respuesta a las decenas de mensajes que a través de sus redes sociales exigen claridad en el proceso.

Las máquinas de este sistema de pago han sido instaladas sigilosamente en calles de la zona, causando la molestia de vecinos y oficinistas de los edificios cercanos.