Trascendió

:Que con la elección de Luis Raúl González Pérez como ombudsman, lejos de lamentar la pérdida de su abogado general, el rector de la UNAM, José Narro Robles, era uno de los más contentos ayer.

Con González Pérez —abogado que cuenta con una sólida formación pericial— regresa el ala liberal de los juristas a la CNDH, representada por el desaparecido Jorge Carpizo y Jorge Madrazo y, sobre todo, terminan las disputas que hubo entre esas instituciones.

 

:Que, por cierto, el nuevo titular de la CNDH declinó hablar con la prensa y propuso hacerlo hasta que tome posesión del cargo, el próximo domingo 16 de noviembre, cuando se prevé que ya tenga un jefe de prensa que le lleve la agenda, probablemente Néstor Martínez.

 

:Que varios senadores del PRD lamentaron que no resultara electo en esa lista Mauricio Farah, porque dicen que su exposición ante los legisladores de izquierda no solo fue buena, sino muy buena, con programas de trabajo acabados, libros y propuestas, pero como el PAN ya había colocado como puntero a González Pérez desde el lunes, no quisieron controvertir y que el PRI tomara la decisión final.

 

:Que a diferencia de un grupo de directores del Instituto Politécnico Nacional que promovían cartas con el amago de que si no volvían a clases a principios de noviembre se perdería el semestre, el titular de la SEP, Emilio Chuayffet, fue claro sobre las posibilidades de salvar aún el semestre, además de que ligó el nombramiento del nuevo director con el regreso a clases.

 

:Que una vez más Sergio A. Valls Hernández recayó en su estado de salud. El ministro se había reintegrado a los trabajos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pero el pasado miércoles tuvo que retirarse porque comenzó a sentirse mal. Él aspiraba a buscar la presidencia de la Corte, pero su salud parece que lo hará retirarse de la elección, a efectuarse el 2 de enero de 2015.

 

:Que el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, se reunirá la próxima semana con los cuatro gobernadores del PRD para impulsar en bloque la propuesta de incrementar el salario mínimo en cada una de las entidades. Los mandatarios conocerán el camino que siguió el GDF y lo propondrán en sus estados, cuyos congresos son de mayoría amarilla.