Trascendió

:Que en las entrevistas para seleccionar al nuevo ombudsman unas frases sepultaron las aspiraciones de Raúl Plascencia en el PAN, donde nunca lo apoyó toda la bancada. El día que se presentó les dijo algo así como “soy mexicano, soy católico, soy casado y siempre con la misma mujer”.

Dicen que a varios albiazules no les gustó tanta franqueza o presunción, porque entre el propio panismo se han diluido algunos “valores”.

 

:Que, por cierto, a quien se le complicaron las cosas de última hora fue a Mauricio Farah, secretario general de la Cámara de Diputados, a quien se vincula con el padrinazgo político del sonorense Manlio Fabio Beltrones.

Por lo menos ayer en el PAN se cuestionó que ese nexo le puede restar autonomía, por lo que el ex visitador de la CNDH se apersonó en el mismo Senado para insistir en que él no niega a sus amigos, pero su independencia debe medirse con la trayectoria.

 

:Que el presidente Enrique Peña Nieto viajó en el tren MagLev de Shanghái, el más rápido del mundo en operación comercial y que corre del distrito financiero de Lujiazui al aeropuerto internacional de Pudong.

Ese tren hace un recorrido de 30 kilómetros de distancia en 8 minutos y el mandatario, sin hacer referencias a la cancelada licitación de Querétaro, consideró que este es un proyecto de “visión de mucho futuro” en el país.

 

:Que ante la tardanza para concretar el regreso a clases en el Politécnico, por parte de los estudiantes, empiezan a surgir convocatorias para cuestionar la representatividad de la Asamblea General Politécnica.

Así pasó con una carta que hicieron circular directores de escuelas y funcionarios junto con otros grupos de estudiantes. Si preguntan quién puede estar detrás de esa convocatoria, hay que volverse a ver al aún secretario académico, Daffny Rosado Moreno.

 

:Que para el denominado Buen Fin que se acerca en estos días fue armado un  operativo policiaco que incluye a los tres niveles de gobierno, desde la Gendarmería, las distintas versiones de Fuerza Civil que hay en los estados y hasta algunas policías municipales.

Se busca que la presencia policiaca ofrezca seguridad a quienes acudan a tiendas y restaurantes, esto sin llamar mucho la atención, pues se quiere a los consumidores contentos y sin miedo. Solo en Guerrero, Michoacán y Oaxaca es donde temen problemas por las protestas.