Trascendió

:Que la Junta de Coordinación Política en San Lázaro dejó a los 12 diputados de Guerrero fuera de la comisión especial de seguimiento al caso Iguala, debido a la desconfianza por un posible uso político-electoral justo a un año del relevo del gobernador.

En contraste, en el Senado el debate para revisar el caso Ayotzinapa estuvo tan pactado que el PRD dejó solo a Ángel Aguirre. Los aspirantes a sucederlo, Armando Ríos Piter y Sofío Ramírez, apenas si hicieron una tibia defensa y en la discusión interna quedó claro que hay omisiones de la Procuraduría local que deben investigarse.

 

:Que a propósito de Guerrero, quien el domingo fijó posición sobre la matanza de Ayotzinapa fue Andrés Manuel López Obrador al condenar desde Hermosillo la situación por la que pasa ese estado y compararlo con los años en que gobernaba Rubén Figueroa Alcocer.

Esto, a pesar de la cercanía del líder de Morena con Ángel Aguirre, a quien incluso acompañó en campaña, así que yerran quienes afirmen que guarda silencio al respecto.

 

:Que quien se ha posicionado y ahora es la servidora pública más reconocida en Baja California Sur es Claudia Ruiz Massieu, la secretaria de Turismo, quien desde hace 22 días está encargada del programa emergente que se aplicó en la entidad tras el paso de Odila.

La funcionaria también es la más aplaudida en los actos del presidente Enrique Peña Nieto, lo mismo de parte de los habitantes de Los Cabos que de los empresarios.

 

:Que muy bien acompañado estuvo el abogado Javier Quijano Baz en la ceremonia de su ingreso a la Academia Mexicana de Jurisprudencia y Legislación, porque en el Club de Industriales, del mundo de la abogacía se dejaron ver Alonso Aguilar Zinser, Agustín Acosta, Néstor de Buen, Gerardo Laveaga y Germán Martínez, entre otros.

También anduvieron por ahí los empresarios Juan Domingo Beckman y Manuel Arango, y figuras como Andrés Manuel López Obrador, Dante Delgado, Juan Ramón de la Fuente y Elena Poniatowska.

 

:Que el gobernador de Chihuahua, César Duarte, trae atorado a su vecino de Texas, Rick Perry, quien, poco amistoso, pidió la Guardia Nacional en la frontera porque del sur pueden llegar a su estado “desde yihadistas hasta el ébola”.

De ahí que a Duarte ya no le extrañen las declaraciones de su vecino texano y califique de disparates y ocurrencias las “preocupaciones” de su homólogo estadunidense.