Trascendió

:Que muchos criticaron al coordinador del PRD en el Senado, Miguel Barbosa, por apoyar el dictamen del panista Javier Lozano, pero al final el PRD logró los cambios pactados con el gobierno.

No fueron los 60 comprometidos, pero salió uno de los más importantes respecto a la pauta de los spots de partidos y candidatos en campaña, cuyos horarios de transmisión los definirá ahora el INE y no las televisoras a su libre albedrío.


:Que lo lamentable ayer en el Senado fue el cerco que impuso la Cámara a los ciudadanos para ingresar a la “casa del pueblo”.

Cada vez es más frecuente que impidan el paso a quienes no son legisladores, si no tienen invitación, pero ayer fue el colmo, pues fue el día en que se discutía una ley para ampliar los derechos de información de los mexicanos y ¡hasta las puertas de acceso a los elevadores, junto al salón de plenos, estaban custodiadas!

Ya ni hablar de las galerías, que lucían vacías.


:Que durante la discusión de la reforma de telecomunicaciones en el Senado pasaron decenas y decenas de legisladores a tribuna, a pesar de que lograban muy poca atención de sus compañeros, quienes en distintos momentos dejaron el salón casi vacío.

Solo regresaban cuando había votación, así que los más atentos fueron, ciertamente, los asesores de los legisladores.


:Que el próximo lunes el INE y el PRD firmarán el convenio para la realización de la elección interna de ese partido.

La única diferencia que tienen los perredistas con el órgano electoral es por el descuento que se les realizará de sus prerrogativas por el costo de sus comicios internos.

Si es a tres meses, como quiere el INE, el PRD se las verá negras en septiembre, pues se les descontarían casi 40 millones de pesos de sus recursos ordinarios, lo que los orillaría a pedir un préstamo bancario.


:Que al jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, se le vio reservado y serio durante la comida de la Concanaco-Servytur.

En comparación con otros secretarios y funcionarios, el jefe del Ejecutivo apenas intercambió un par de comentarios con el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y la mayor parte del tiempo se la pasó revisando su celular.

Incluso fue de los primeros en salir del hotel en el Centro Histórico donde se realizó el acto.