Trascendió

:Que a Purificación Carpinteyro la tomaron por sorpresa los llamados a cuentas de la dirigencia y coordinación parlamentaria del PRD.

Minutos después de la entrevista que ayer por la mañana sostuvo con MILENIO en su despacho de San Lázaro, la diputada convocó a conferencia de medios para reafirmar su decisión de seguir en el debate, pero casi enseguida la tuvo que cancelar. Guadalupe Acosta la citó con “carácter de ya” a un encuentro con la cúpula perredista, que en poco tiempo la persuadió de excusarse de esas discusiones para “no embarrar” más al partido, so pena de expulsión.

 

:Que ayer por la mañana fue evidente el vacío que le hicieron a Carpinteyro sus compañeros perredistas en San Lázaro y solo Trinidad Morales se aventuró a ir su oficina a expresarle su apoyo.

A pesar del escándalo, Purificación dice que continuará con sus labores como secretaria de la Comisión de Comunicaciones y que este jueves encabezará una reunión de diputados con la comisionada del Instituto Federal de Telecomunicaciones, Adriana Labardini, para conocer su punto de vista sobre las reformas secundarias en la materia, pero en el PRD, de plano, aseguran que no la dejarán.

 

:Que el caso Oceanografía está muy lejos de cerrase. En la PGR aseguran que en breve podría salir una orden de aprehensión contra Martín Díaz Álvarez, señalado como el cerebro financiero de la compañía que defraudó a Banamex con contratos falsificados de Pemex.

Díaz controlaba desde 2010 todas las operaciones financieras desde una oficina alterna en la Torre Óptima, donde estaban GGM Energy y GGM Shipping, nuevas firmas con las que continuarían en los negocios naviero y de energía. Estas empresas están relacionadas con el polémico Javier Rodríguez Borgio, quien es investigado por la venta de gasolina robada en 60 estaciones del Grupo Gasolinero México (GGM).

 

:Que en la puesta en marcha del Programa Nacional de Derechos Humanos fue evidente cómo se pusieron bajo la lupa de las organizaciones civiles los vacíos dejados por Raúl Plascencia al frente de la CNDH.

Y no solo eso, la censura general al actuar de Plascencia como titular de la comisión quedó evidenciada cuando en la presentación en Palacio Nacional el rector de la UNAM, José Narro Robles, omitió saludar al ombudsman, quien en octubre pasado envió a la casa de estudios una recomendación más cargada de descalificación política que de hechos.