Trascendió

:Que hoy se verá qué tanto apoyo conserva el senador priista David Penchyna en su insistencia de mantener un formato para la elaboración del dictamen de las leyes secundarias en materia energética.

Dicen en el Senado que Penchyna se reunió el lunes con su coordinador, Emilio Gamboa, y le adelantó que renunciaría a la presidencia de la Comisión de Energía si se aceptaba la demanda del perredista Miguel Barbosa de regresar a la presentación normal.

 

:Que el legislador priista Pedro Pablo Treviño hará este lunes su debut como presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados.

Y estará a prueba desde el primer momento, pues en reunión conjunta con la Comisión de Energía, que preside su compañero Marco Antonio Bernal, deberá instalar la sesión permanente para dictaminar en los próximos días la iniciativa de ley secundaria de la reforma energética en la que se definirá el uso y destino de los recursos derivados de la explotación de hidrocarburos por parte de Pemex y los inversionistas privados.

 

:Que después de levantarse de las comisiones dictaminadoras de las leyes energéticas, los perredistas organizan diversas movilizaciones afuera del Senado para protestar por lo que parece la inminente aprobación de la legislación secundaria de la reforma constitucional.

Esta misma semana definirán cómo y con quiénes saldrán a la calle, si no para frenar el proceso legislativo, al menos para generar el mayor impacto mediático.

 

:Que el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, expondrá ante senadores los motivos de por qué la institución a su cargo no actuó de una manera más severa contra el administrador único y socio mayoritario de Oceanografía, Amado Yáñez Osuna.

 En la PGR aseguran que durante los últimos días Murillo ha estado preparando su comparecencia, para la cual la comisión especial senatorial ya cuenta con información precisa sobre el caso.

 

:Que las denuncias de pederastia en la arquidiócesis de San Luis Potosí han creado un distanciamiento entre el arzobispo emérito Luis Morales y el actual responsable, Jesús Carlos Cabrero Romero.

En los próximos días ambos serán citados por la procuraduría estatal para que declaren sobre el caso del ex sacerdote Eduardo Córdova, quien abusó de más de un centenar de menores durante más de 30 años.