Trascendió

:Que el Senado se ha convertido en una torre de Babel. Nadie se entiende. No hay acuerdos y las reformas prioritarias como la electoral, la de telecomunicaciones y la de competencia no terminan de concretarse, mientras que la energética no tiene para cuándo llegar.

Pero el freno que han puesto los senadores al desahogo de los pendientes puede rebotar en San Lázaro, pues en tanto no hagan su tarea, los diputados no podrán hacer la suya.

Y eso a pesar de que el perredista Silvano Aureoles dijo ya que “las cámaras son colegisladoras, no congeladoras”.

:Que, sin embargo, los coordinadores parlamentarios de todos los partidos advirtieron ayer que la Cámara de Diputados no es una “ventanilla de trámites” para palomear al vapor y sin cambios las reformas aprobadas por el Senado.

La Junta de Coordinación Política que preside precisamente Aureoles dio como plazo esta semana para recibir las leyes secundarias pendientes y procesarlas antes de concluir el periodo ordinario el último días de este mes, de modo que lo que no llegue de hoy al viernes será discutido hasta quién sabe cuándo.

:Que ante la pregunta de si no se había demorado en presentar la iniciativa para las leyes secundarias en materia energética, el presidente Enrique Peña Nieto esquivó: “¿Quién dice?”. Y siguió su recorrido sin mayores pausas.

En círculo inmediato aseguran que la propuesta ya se encuentra en los acabados finales.

:Que durante el proceso de verificación de requisitos para conformar un nuevo partido, el Instituto Nacional Electoral encontró que Morena presentó 250 mil registros de ciudadanos duplicados, porque aparecen como militantes de otro partido.

Además, a la organización de Andrés Manuel López Obrador le invalidó otros 70 mil porque presentaban alguna inconsistencia, aunque a pesar de ello en agosto habrá nuevo partido.

:Que el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, encomendó al procurador Rodolfo Ríos que la averiguación previa del caso de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre se lleve a cabo con discreción, pero también con celeridad y rigor.

Por eso, dicen, se reservan en extremo los informes sobre las diligencias y las acciones para determinar si el ex dirigente del PRI capitalino es penalmente responsable de algún delito vinculado a temas sexuales.