Trascendió

:Que aunque en el PRI se tomaron los correspondientes días de descanso, las investigaciones del caso Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre se retomarán durante la semana de Pascua.

Y es que la cúpula priista ha decidido acelerar el proceso de expulsión del dirigente capitalino con licencia, pues considera que el escándalo que protagonizó resulta un golpe para el partido justo cuando se encuentra en su programa de afiliación.

Dicen que esto, sin duda, afectará la construcción de la imagen del “nuevo PRI”, por lo que están dispuestos a dar un escarmiento ejemplar al político mexiquense. Así que no habrá tolerancia a ninguna falta que puedan comprobarle.

:Que en Guerrero las pugnas en el PRD ya amenazan con cobrar víctimas.

El gobernador Ángel Aguirre no sabe cómo apaciguar a las tribus y para tratar de calmar el temporal está dispuesto a ofrecer “sacrificios”.

El primer tributo se dará después del 28 de abril, fecha de su tercer informe de actividades, y sería el secretario de Gobierno, Jesús Martínez Garnelo, cuyo principal pecado es… no ser perredista.

:Que por primera vez un jefe de Gobierno del DF supervisará personalmente el operativo de seguridad del Viernes Santo en la delegación Iztapalapa.

Se espera que el dispositivo arranque en punto de las 8 de la mañana en el centro de mando de la demarcación donde se cumple la 171 representación de la Pasión de Cristo.

Para estar ahí, Miguel Ángel Mancera puso dos condiciones: la primera, encabezar la conferencia de prensa y, la segunda, que en su visita a la coordinación policial no estuvieran los medios de comunicación.

:Que ayer, Jueves Santo, Andrés Manuel López Obrador dejó claro que la izquierda no está peleada con la fe.

Aunque precisó que solo cree en Cristo y citando a Carlos Pellicer dijo que “todo lo demás es accesorio, secundario y anecdótico...”.

:Que jueces y magistrados federales aseguran que el Poder Judicial de la Federación es el único que ha cumplido con su cometido respecto a los plazos para poner en marcha el nuevo sistema de justicia penal.

Por eso ven con preocupación que algunos estados del país continúen retrasados y que, incluso, ni siquiera hayan capacitado al personal necesario que formará parte de los nuevos órganos de control.