Trascendió

:Que la dirección del PRD solicitará esta semana a la Comisión Nacional de Garantías de ese partido que realice un informe detallado de los recursos de inconformidad presentados contra los acuerdos del Congreso Nacional, entre ellos el de Marcelo Ebrard, aspirante a la dirigencia.

Sin embargo, en el círculo cercano al dirigente Jesús Zambrano confían en que las quejas del ex jefe de Gobierno capitalino y otros perredistas no prosperen, única forma en que se evitaría un nuevo retraso en la elección del próximo líder.

 

:Que de último minuto René Bejarano decidió organizar una marcha por el centro de Querétaro al concluir la convención de IDN, la corriente perredista que encabeza.

Sin embargo, su convocatoria fue a tal nivel fallida que ni su esposa, la senadora Dolores Padierna, ni Porfirio Muñoz Ledo la atendieron.

El único que se decidió a hacer la caminata con él fue el secretario general del PRD, Alejandro Sánchez Camacho, pero ante el nivel de desorganización tuvieron que hacerlo por separado y en dos pequeños grupos.

 

:Que en el Palacio del Ayuntamiento se encendió la “alerta roja”, pues hasta ahí llegó el “aviso” de que en este mes se dará la votación de la ley de manifestaciones públicas, que regularía las marchas en la Ciudad de México y desde la Cámara de Diputados ha sido impulsada por el PAN.

El gobierno de Miguel Ángel Mancera tendrá que incrementar los cabildeos, pues pese a su abierta posición de rechazo solo falta este paso legislativo para determinar si habrá o no horario para las movilizaciones.

Solo hay que recordar que en diciembre esta iniciativa ya fue aprobada en comisiones.

 

:Que quien sigue dando de qué hablar es Rafael Acosta, el malogrado político que se hizo famoso por haberle “regalado” a Andrés Manuel López Obrador su triunfo en las elecciones para jefe delegacional en Iztapalapa en 2009.

Resulta que el extravagante personaje se casará precisamente el 14 de febrero en el Zócalo capitalino y asegura que ya hay medios internacionales que se pelean por tener la primicia del evento, el cual comparó con la boda del príncipe Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton.

No cabe duda que hay quienes hacen de la hilaridad su característica principal.