Trascendió

:QueAlfredo Castillo terminó el año supervisando a su equipo de inspectores para frenar no solo los abusos que algunos comerciantes cometen con motivo de la reforma hacendaria, sino también malas prácticas en playas y aeropuertos.

El procurador federal del Consumidor dispuso la instalación de básculas en los aeropuertos para que los viajeros puedan saber cuánto pesan sus maletas antes de documentarse y evitar así cargos extra, además de hacer operativos en las playas para impedir que hoteleros y particulares cierren el paso a los turistas en los 11 mil kilómetros de litoral costero.

 

:Que los legisladores Vidal Llerenas y Fernando Belaunzarán están muy optimistas con la legalización de la mariguana en Colorado, Estados Unidos, donde a partir de ayer es completamente legal su cultivo y consumo.

Ambos aprovecharon la entrada en vigor de la legalización en Colorado para hacer campaña a favor de una medida similar en México y, sobre todo, de un cambio de estrategia en el combate al narco.

 

:Que muy animoso se notó al senador perredista Miguel Barbosa este inicio de año y poco a poco vuelve a la actividad pública haciéndose presente en las redes sociales.

Después de padecer serios problemas de salud, el coordinador del PRD en el Senado envió por Twitter mensajes para felicitar a sus seguidores y dejó ver sus “ganas de ir por más”, además de pedir que este 2014 sea “el mejor año de nuestras vidas”.

 

:Que este jueves, el director general del Metro capitalino, Joel Ortega, hará nuevos anuncios sobre las mejoras comprometidas a partir del aumento en la tarifa.

El funcionario dará a conocer cómo se llevará a cabo la adquisición y sustitución de escaleras electromecánicas, pues en el Gobierno del Distrito Federal aseguran que se busca que termine rápidamente el descontento de la población por el alza de 3 a 5 pesos.

 

:Que el Partido de la Revolución Democrática en la Cámara de Diputados exigirá la próxima semana que la Comisión Federal de Electricidad explique a detalle la forma en que se aplican los subsidios en sus tarifas, para que no pague la mayor parte del consumo un solo sector de la población.

Lo anterior, porque los legisladores perredistas buscan que se hagan públicos los criterios para cobrar en algunos casos tarifas estimadas y no consumos reales y viceversa.