Trascendió

:Que en Los Pinos hay un ánimo festivo por la aprobación en los congresos estatales de la reforma constitucional energética, pero está por definirse si el presidente Enrique Peña Nieto la promulgará antes de iniciar el periodo vacacional, el 23 de diciembre, o hasta su término, el 3 de enero de 2014.

  :Que los más felices con el retorno del ultrabejaranista Alejandro Sánchez Camacho a su curul en la Cámara de Diputados son, ni más ni menos, sus correligionarios de la tribu de Los ChuchosOrtega y Zambrano.

Y es que, dicen, la presencia del secretario general del PRD en San Lázaro ya generó una franca división en la ex compacta minoría de legisladores lopezobradoristas que hasta hace dos semanas lideraba Aleida Alavez, sin que nadie le hiciera sombra.

:Que, por cierto, los abucheos de ayer al jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, en el informe de la senadora Dolores Padierna corrieron a cargo de los seguidores de Alavez, organizadora de un sainete semejante en el informe del jefe delegacional de Iztapalapa, Jesús Valencia.

Otros de los abucheadores fueron activistas del Frente Popular Francisco Villa, afectados por el desalojo de que fueron sujetos en una reserva boscosa de Xochimilco, y quienes al final corearon “Marcelo, Marcelo, Marcelo…!”.

:Que ambos grupos de abucheadores militan en Izquierda Democrática Nacional y fue por esta razón que, fuera de programa, tomó la palabra el profesor René Bejarano, quien enfatizó el apoyo de la agrupación al jefe de Gobierno y remató con vítores a Mancera.

:Que de líder empresarial y senadora, Yeidckol Polevnsky pasó a ser maestra de ceremonias. La ex candidata al gobierno del Estado de México y cercanísima a Andrés Manuel López Obrador reapareció ayer en el informe legislativo de la senadora Padierna, lo que despertó las suspicacias sobre el puesto político que andará buscando bajo el cobijo de Bejarano.

:Que una de las cosas que más tiempo ha ocupado a la oficina del procurador general Jesús Murillo Karam es “arreglar el desastre” que heredó de la pasada administración, incluidos los despidos masivos de personal.

La PGR llegó ya a un acuerdo con empleados despedidos injustificadamente, y esto explica que sus protestas cesaran.