Trascendió

:Que el PRI sí tendrá un magno evento para conmemorar el inicio de la Revolución, aun cuando el gobierno federal decidió cancelar el desfile.

El lugar del acto será simbólico para el Ejército y la Marina (se propone el Campo Marte) con una ceremonia de reconocimiento a las fuerzas armadas por parte del líder nacional priista, César Camacho; la senadora Cristina Díaz, dirigente de la CNOP, tocará en su discurso el tema de las reformas de Enrique Peña Nieto aprobadas en el Congreso.

:Que a pesar de no llegar todavía los tiempos, algunos muy cercanos a Gustavo Madero, presidente nacional del PAN, ya se reúnen para planear su reelección.

Entre quienes más suenan para apoyar la campaña, que arrancará en enero, están Jorge Luis Preciado, Marko Cortés, Raúl Tortolero, Marco Adame, Víctor Serralde, Alejandro Zapata, Santiago Creel, Laura Ballesteros y Aurora Aguilar.

:Que el fuego amigo persigue al coordinador de los diputados federales del PAN, Luis Alberto Villarreal.

Circulan contra él cadenas de correos electrónicos y mensajes en redes sociales que reclaman la separación “temporal” del líder parlamentario del blanquiazul por el supuesto diezmo que el guanajuatense y otros legisladores pedían para gestionarles tajadas en el Presupuesto 2014.

:Que contra toda especulación, la ausencia de Miguel Barbosa al acto contra la reforma energética del domingo en el Zócalo no fue por algún distanciamiento del PRD o la cercanía reciente con Ernesto Cordero y su grupo.

El coordinador perredista en el Senado avisó unos minutos antes de las 10 de la mañana que estaba enfermo, lo que le impedía acudir a la concentración que encabezó Cuauhtémoc Cárdenas. Al menos eso fue lo que le reportó a Jesús Zambrano.

:Que entre los perredistas también llamó la atención que el delegado en Miguel Hidalgo, Víctor Hugo Romo, no estuvo en el mitin del ingeniero el domingo.

Es más, para aumentar la curiosidad, cuentan que mañana se dejará ver en el campo de beisbol del Sindicato de Tranviarios para echarse un partidito con Andrés Manuel López Obrador, aficionado al rey de los deportes.