Trascendió

:Que lo ganado por el PRD con la reforma hacendaria puede convertírsele en polvo en la político-electoral, porque la bancada liderada por Silvano Aureoles tenía dos listas de propuestas para consejeros electorales.

Ayer entregó una en la que están personajes con carrera electoral, pero con poco peso y reconocimiento, y se guardó otra con nombres como Juan Ramón de la Fuente y Mauricio Merino.

La estrategia es que se aprueben las propuestas de su primera lista para los consejeros del IFE, que estarán en el cargo apenas unos meses, y sacarse de la manga la segunda cuando llegue la hora de proponer a los integrantes del INE.

Pero su “astuto” plan se puede caer, pues el PRI y el PAN prevén aliarse para lograr que los nombramientos para el IFE se respeten a la hora de conformar el INE, lo que echaría abajo el ardid perredista.

:Que, por cierto, quien no deja que le llegue la nostalgia es el ex consejero presidente del IFE Leonardo Valdés, quien ha comenzado a participar en la defensa de los institutos electorales locales.

Este viernes participó en el Congreso Nacional de Estudios Electorales, donde se plasmó la necesidad de respetar el federalismo de aquellos institutos.

:Que esta semana estará muy activo el Gobierno del Distrito Federal en la Cámara de Diputados.

El primero que irá a cabildear será el propio mandatario capitalino, Miguel Ángel Mancera, quien quiere conocer cuál es el monto que el Legislativo pretende destinar al Fondo de Capitalidad.

En su periplo por San Lázaro lo acompañará su secretario de Finanzas, Édgar Amador.

:Que no todo son buenas noticiaspara el recién liberado Israel Arzate Mélendez.

Resulta que ante el ambiente de “hostilidad” que, dice, se ha generado en su contra en Ciudad Juárez, buscará asilo político, pero no en Estados Unidos, sino en España.

:Que el senador panista Javier Corral gritaba a los cuatro vientos que se iría con todo contra el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, durante su comparecencia por un presunto pacto de silencio entre gobierno y medios de comunicación para no abordar temas de violencia.

Sin embargo, cuando vio que el funcionario comenzó a revirar con cifras y datos de la administración pasada los primeros intentos de otros legisladores sobre el tema, optó por la prudencia y prefirió quedarse callado.