Trascendió

:Que la intención de Miguel Ángel Mancera era no permitir el ingreso de la caravana de integrantes de la CNTE a la Ciudad de México, pero por el acuerdo con la Segob, las autoridades capitalinas cedieron a la llegada de los contingentes de varios estados.

En vía de mientras, la Secretaría de Desarrollo Económico, a cargo de Salomón Chertorivski, sigue en pláticas con los comerciantes y trabajadores del Monumento a la Revolución para comprometer apoyos económicos y convencerlos de no tomar acciones directas contra los activistas.

:Que será hasta el martes próximo cuando el PAN defina su posición sobre la reforma energética, porque sus senadores andan muy desorientados.

Resulta ahora que Ernesto Cordero dice que “para hacerla bien” puede discutirse hasta 2014 y el coordinador Jorge Luis Preciado anda capoteando a los panistas que piden que se debata una larga lista de iniciativas antes de la energética. Y así llevan dos días sin ponerse de acuerdo.

:Que el gobernador de Baja California, el panista Francisco Kiko Vega, anduvo ayer cabildeando más recursos a su estado en la Cámara de Diputados.

También estuvo en lo mismo el priista de Zacatecas Manuel Alonso Reyes, aunque la indicación a los mandatarios estatales del PRI fue que cualquier petición para el presupuesto 2014 debe hacerse al secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

:Que ayer, en Guerrero, Enrique Peña expresó que la relación con el perredista Silvano Aureoles es “cordial, de reconocimiento y afecto”.

Y es que el Presidente prefirió aclarar que no saludó en público al legislador, porque lo acompañaba desde el helicóptero. “Luego en esas omisiones dicen que a lo mejor hay algo, señor diputado, y no hay nada”.

:Que los secretarios de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, y de Marina, Vidal Soberón, aceptaron acudir ante las comisiones que dictaminan fuero militar para dar directamente su opinión sobre la reforma en la materia.

:Que los coordinadores de los siete partidos en la Cámara de Diputados entregan esta noche sus listas de propuestos para consejeros del IFE, pero no incluirán a sus “cartas fuertes”.

Por “cuestiones de estrategia” destaparán después a sus verdaderos gallos para integrar el órgano de gobierno del nuevo Instituto Nacional de Elecciones.