Trascendió

:Que si a alguien extrañaron en la ceremonia por los 27 años de fundación del PRD fue al jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, pues aunque no milita en ese partido, sí ha estado en las principales reuniones, incluso cuando de definiciones electorales se trata.

Si bien envió un mensaje grabado, no faltó quien reprochara su ausencia, visto que el PRD lo ha acompañado en sus temas, como el incremento al salario mínimo.

:Que en los pasillos del Poder Judicial de la Federación afirman que la ministra Norma Lucía Piña Hernández no se ha "ambientado" en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Comentan que la ministra aborda los temas con sus homólogos como si estuviera debatiendo en un tribunal colegiado, lo que a veces provoca que se prolonguen las sesiones, pues todo lo cuestiona, aun cuando existe una tendencia irreversible para definir un caso.

:Que ayer sorprendió la nota que por la noche publicó The Wall Street Journal sobre una serie de ataques "anónimos" a Grupo Televisa y a sus directivos, en particular al vicepresidente ejecutivo, Alfonso de Angoitia, con supuestas irregularidades.

Esto sucede en la semana en que la empresa de medios superó expectativas y empujó el crecimiento de la Bolsa Mexicana de Valores, por lo que desde Estados Unidos se percibe como un ataque para manchar la reputación de una empresa mexicana exitosa.

:Que Televisa "tomó el toro por los cuernos" y nombró un auditor independiente que no ha encontrado ningún indicio de irregularidad.

Más aún, la prensa especializada de Estados Unidos no se compra denuncias que, según señala el WSJ, están plagadas de falsedades y hasta de errores ortográficos.

Por lo pronto, consejeros independientes de Televisa, entre ellos Enrique Krauze, ya salieron a defender la gestión del equipo de Emilio Azcárraga y la actuación de una de las pocas empresas mexicanas que cotizan en los mercados internacionales.

:Que ayer el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano, tuvo que correr para no quedarse fuera del acto que encabezó el presidente Enrique Peña Nieto para conmemorar el 154 aniversario de la Batalla de Puebla.

Y es que el mandatario ya se encontraba en su lugar y sonaban los primeros acordes del Himno Nacional cuando, a toda prisa, Zambrano se sumó al presídium.